Podemos retrasa la vuelta al trabajo a pesar de la disputa interna por los Estatutos

No son pocos los problemas que tienen que solventar a su vuelta. Uno de los más graves, las críticas internas por los nuevos Estatutos. 

Míriam Muro

Los dirigentes de Podemos no siguen los pasos de los del PSOE que este lunes recuperan la actividad del partido después del verano. Los socialistas celebran la Reunión de la Comisión Permanente de la Ejecutiva presidida por Pedro Sánchez.

En Podemos, en cambio, han decidido no reunir a su Ejecutiva este lunes ni ofrecer una posterior rueda de prensa. Aunque estos días se ha podido ver a Pablo Iglesias participando en la manifestación de Barcelona por las víctimas del atentado en Cataluña y se ha conocido que se reunió de forma privada con el representante de ERC, Oriol Junqueras, la formación morada no retomará la actividad ordinaria del partido como sí que hacen los socialistas.

La agenda de Podemos para este lunes tan solo refleja las apariciones de su portavoz adjunta, Ione Belarra, en Cuatro, y la de su diputado Rafael Mayoral en La Sexta. En cambio, en la del Partido Popular son varios los portavoces del partido que ofrecen hoy declaraciones, a lo que se suma la participación del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una reunión con el presidente de la República Francesa, la canciller de la República Federal de Alemania y el presidente del Consejo de Ministros de Italia. Los representantes de Ciudadanos también ofrecen varias entrevistas en medios y, además, su líder en Cataluña, Inés Arrimadas, ofrece declaraciones para valorar la actualidad política.

La actividad en Podemos en mucho más reducida y todo ello, a pesar de que no son pocos los problemas a los que Pablo Iglesias y los suyos tienen que solventar tras su vuelta de vacaciones.

Críticas internas por los Estatutos

En primer lugar, uno de los problemas más grave para Iglesias se ha generado por la modificación de los Estatutos del partido que ha provocado numerosas críticas internas que se extienden por varias comunidades. Estas nuevas bases de la formación otorgan más poder a Iglesias y hacen que la organización sea más centralista.

Los cambios de produjeron a finales de julio, en pleno verano. Tras Vistalegre II, la dirección de Podemos debía plasmar en unos Estatutos lo decidido en el congreso. Tras la publicación de este trabajo se vio que la adaptación iba mucho más allá. Por ejemplo, en el Título VI de este documento, se ha desarrollado una larga lista de sanciones leves, graves y muy graves a los militantes. Una de las normas más polémicas ha sido el castigo para aquellos que "transmitan o filtren información interna que comprometa la actuación de sus órganos, la acción política de la organización o la buena imagen de las personas que la representan".

Además, serán las ejecutivas las que tengan la competencias en materia de sanciones, relegando a las comisiones de garantías, órganos que se encargaban en el partido de estos asuntos hasta julio.

Además, los Estatutos dan más facilidades para destituir a una dirección autonómica crítica con la cúpula del partido mediante la creación de un "equipo técnico" ( lo que se podría traducir como una gestora) . Un poder que permitiría a la dirección acabar con el conflicto que se vive con su organización catalana de Podem.

Los nuevos Estatutos también dan a Iglesias un poder mayor a nivel autonómico a pesar de que en Vistalegre II se apostó por la descentralización. Estos cambios provocaron un cisma en la Comisión de Garantías del partido. Su presidenta, Olga Jiménez, fue suspendida provisionalmente de sus funciones tras promover un dictamen que anulaba parte de estos estatutos. La ejecutiva del partido le abrió un expediente disciplinario por "excederse de sus funciones". Desde la dirección intentan cerrar este enfrentamiento pero Jiménez cuenta con el apoyo de cinco comisiones de garantías autonómicas (Madrid, Cataluña, Navarra, Comunidad Valenciana y La Rioja).

Además, a su vuelta, Pablo Iglesias y los suyos tienen una guerra abierta con su líder en Cataluña, Albano Dante Fachín, y desavenencias importantes con una facción del partido: la de los Anticapitalistas. Esta corriente, encabezada por Teresa Rodríguez y el eurodiputado, Miguel Urbán, critica, por una lado, el acercamiento al PSOE y, por otro, las modificaciones de los Estatutos.

Este miércoles, Pablo Iglesias y los diputados de Podemos tienen una cita en el Congreso de los Diputados para el Pleno en el que Mariano Rajoy dará explicaciones por el caso Gürtel y por la presunta financiación ilegal del PP. La actividad ordinaria del partido comenzará así a retomarse y se espera que el próximo lunes se celebre la reunión oficial de la Ejecutiva.

A continuación