Rajoy, "orgulloso" de ir a la manifestación: "Las afrentas de algunos no las hemos escuchado"

El presidente hizo, literalmente, oídos sordos a abucheos y silbidos. También ha defendido la presencia del Rey en Barcelona.

Libertad Digital

En el acto que inaugura el curso político, en la localidad pontevedresa de Cotobade, Mariano Rajoy se ha referido al espectáculo vivido este sábado por la tarde en Barcelona, en la manifestación tras los atentados. Tras los insultos y pitos sufridos por el Rey y otras autoridades, Rajoy ha defendido que "estuvimos donde teníamos que estar".

"Estamos orgullosos de haber estado ahí y de que estuviera el jefe del Estado", ha dicho, "estuvimos expresando nuestro apoyo a las víctimas del terrorismo y nuestra solidaridad con los catalanes sensatos, moderados y respetuosos", que son, ha apostillado, "la inmensa mayoría".

"Las afrentas de algunos no las hemos escuchado", ha dicho zanjando así el tema de los silbidos y abucheos al monarca y a su propio Gobierno. Desde Moncloa, se interpreta que en lo ocurrido este sábado fue clave que la ANC se encargara del orden de la manifestación: según defienden, eso les permitió controlar puntos clave del recorrido, como los laterales de la cabecera, y "organizar" la pitada para "diluir la auténtica manifestación unitaria" que, dicen, que se desarrollaba "pacífica y respetuosamente unos metros atrás".

"Unidad" frente al terror, y en Cataluña

En su discurso, Rajoy también ha hablado de "unidad": "Los terroristas nos quieren desunidos, necesitamos la unidad de todos". El presidente ha enfatizado que "la grandeza de la democracia es la unidad frente a los que quieren liquidarla" y que "no nos puede unir sólo el dolor", sino "la determinación de hacer frente a esa amenaza que compartimos con toda la humanidad".

Tras destacar que "los españoles hemos derrotado a ETA" y presumir, como el viernes, "de "cooperación policial", ha subrayado que hay que seguir "teniendo muy claro que los únicos responsables de los crímenes son los terroristas".

A poco más de un mes del 1-O, y tras las esteladas vistas en la concentración de la Ciudad Condal, Rajoy también ha mostrado su deseo de que las "polémicas rancias pasen al olvido" y "algunos renuncien a sus planes de división y radicalidad". "Creo que eso es lo que quiere la mayoría de la sociedad catalana", pero esa decisión "no está en nuestras manos", ha dicho. Su Ejecutivo, ha reiterado, defenderá la unidad de España y la soberanía nacional.

A continuación