Intenso debate sobre los "huevos" del Rey

El jolgorio independentista de ayer con un atentando con 16 muertos como excusa coloca al Rey de prota en todas la portadas.

Pilar Díez

El Mundo titula "Independentismo por encima de las víctimas". "La Generalitat y colectivos separatistas orquestaron una encerrona para abuchear y cubrir de esteladas el paso del Rey y el Gobierno". Perdón, una preguntita ¿no les perece redundante decir 'la Generalitat y colectivos separatistas'? ¿No es la Generalitat en sí misma un colectivo separatista, el Colectivo Separatista en jefe? "El recuerdo a las víctimas y la condena a los terroristas quedan desdibujados". Más bien había más pancartas acusando al Rey de terrorista que condenando a los terroristas. Francisco Rosell está hecho una furia. "Dijo en cierta ocasión Albert Boadella que una parte de la población catalana sufre el virus de la paranoia" y "así se constató ayer en una manifestación en la que se vivieron situaciones vergonzosas". De acuerdo con Boadella en todo salvo en lo de una parte. Por lo visto ayer, la mayor parte. La protesta se convirtió en un "aquelarre propagandístico, una especie de ensayo de la Diada", con la sangre de las víctimas aún rodando por La Rambla, un gran espectáculo. "Los soberanistas y antisistema demostraron tan nulo dolor por los muertos" que deja clarísimo que hay "una grave enfermedad en el seno de la sociedad catalana". Y que además es contagiosa y altamente peligrosa. Algo así como el vampirismo.Te muerde un vampiro y hala, te conviertes rápidamente en vampiro; muerdes al de al lado, y ya tenemos otro vampiro. Y así hasta que todos son vampiros. Y nosotros sin estacas. "Los agitadores independentistas ayer fueron demasiado lejos en su actitud injuriosa, con la lamentable cobertura de dirigentes nacionalistas y Podemos", el perejil de todas las salsas envenenadas. "La campaña orquestada para convertir al Rey y al Gobierno en corresponsables de las matanzas" es "un insulto a la inteligencia y una afrenta al conjunto de los españoles". Lo que no me cuadra es qué tiene que ver la inteligencia con todo esto. "Ha sido una forma terrible de ensuciar tanto dolor colectivo". Es lo que tiene la basura, que ensucia. Javier Redondo, un alma de Dios, dice que "los separatistas recelaban de la presencia de otras autoridades del Estado. Las consideraban invasivas". Qué van a recelar, hombre, menudo gustazo se dieron al cuerpo, para ellos fue un festín. José García Domínguez corrobora que fue "una encerrona en toda regla", "llegar los autocares y, al punto comenzar el acoso permanente con gritos y exhibición de carteles platificados en los que se acusaba al Rey de haber sido el genuino inductor de la matanza". Bueno, ya es mayorcito, si te metes en un avispero lo más lógico es que te piquen las avispas. Allá él. Mira a Arcadi Espada, que para evitar ensuciarse o que lo ensuciaran se quedó tan ricamente "tumbado al sol, dándome agua con un aspersor de bote". "Me habría dado una vergüenza irredimible formar parte ayer de ese nosotros. Nada de lo que pueda convocar ese gobierno incivil tiene la mínima posibilidad de vincularme (...) El proceso ensucia todo lo que toca". El Rey y compañía "incoarán altas y juiciosas razones para haber hecho lo que han hecho. Ello sabrán. Pero a mí la chusma procesal no me ensucia". Hiciste muy requetebién, Arcadi. Andrea Levy, tan modosita ella, se pasó por allí y casi la linchan en ca Ferreras. Con escolta, tuvo que salir. Si vas tú, que no te cortas un pelo, seguro que hay hostias. A Carmen Rigalt, sin embargo, le moló mogollón lo del Rey. "El Borbón no depondrá su actitud gallarda, por muchos pitos que le lluevan. Felipe VI sabía que la CUP había puesto pegas a su presencia pero no se arredró. Cataluña acabará siendo independiente, pero a Felipe VI le cabrá el honor de haberle echado huevos. Felicito pues a Felipe VI". Hombre, si la cosa va de huevos, lo que tenía que haber hecho su majestad es irse hacia la chusma e increparles, ¡qué, eh, qué, os vais a ir a pitar a vuestra…! Hubiera dejado a Trapero como un pelele.

El País dice que "El independentismo boicotea la marcha unitaria de Barcelona". Marcha unitaria, qué monada. Dice el editorial , con muy buena voluntad, que la mani "recorrió las calles de Barcelona para expresar su repulsa al terrorismo". Pues más pareció que les repugnaba cualquier cosa menos el terrorismo. Pero dice que se les oyó poco porque "un colectivo menor, aunque muy significativo y muy bien organizado, seguramente con respaldo institucional ha querido capitalizar esta protesta pacífica para sacar rendimientos políticos espurios". Que utilicen una manifestación con la sangre de las víctimas como excusa para "convertirla en un acto independentista" es "una prueba más y decisiva de hasta qué punto la causa del separatismo ha degenerado en la intolerancia y el fanatismo más demencial". Y por cierto, "fue bochornoso observar en las imágenes de los canales de televisión cómo los mismos que aclamaban a Iglesias impedían con sus gritos expresarse a representantes de otros partidos políticos". Supongo que se referirá a la pobre Levy, que todavía tendrá el susto encima. Al podemita se le veía tan a gustito, en su elemento. Y luego a cenar con Roures, planazo.

ABC evita la foto del Rey coronado de esteladas. "España, con Barcelona pese al boicot independentista". "Paz y concordia", dice el editorial de un Bieito Rubido en Babia. Sobre todo concordia, sí. La manifestación fue "un ejemplo de solidaridad con las víctimas", dice. Lástima que la echaran por televisión y todos viéramos que las víctimas no estaban por ningún sitio. "La imagen de don Felipe agradeciendo con aplausos la labor de los Mossos y de todos los servicios públicos fue la perfecta contestación a los pitidos a su llegada insólitamente favorecidos por una mala organización que hizo coincidir allí marchas separatistas". Sí, una mala pata la coincidencia, oye. "La valentía del Rey y del gobierno para hacer frente a la encerrona de esa colección de intolerantes es digna de elogio". Tampoco iban a echar a correr, digo yo. Si se metieron en el nido de las víboras, pues a aguantar los mordiscos. La próxima les recomiendo unos tapones para los oídos.

"Valientes", titula La Razón. No aclara si los valientes fueron el Rey y Rajoy o los del no tenemos miedo. El editorial dice que "la unidad fue un espejismo". "Ahora sabemos que el único interés del independentismo era repudiar la unidad que se les estaba ofreciendo, la solidaridad de la sociedad española". ¿Ahora? ¿Marhuenda, hijo, te has caído de un guindo? Fernando Rayón tiene unas palabras de ánimo para el Rey en tan duros momentos. "Tuvo uno de esos días que quedarán en la memoria de su reinado. De esos en los que un monarca se gana el trono". Pues como no ande listo le va durar el reinado lo que un caramelo a la puerta de un colegio.

La Vanguardia admite que "La tensión política marca la protesta antiterrorista". ¡Ah, que era una protesta antiterrorista!, quién lo iba a decir. Sergi Pamies se lo toma con humor. "El bazar de las protestas". Y es que allí había para todos los gustos. "¿Guerra de banderas? Dejémoslo en escaramuzas y, sobre todo, en una presencia notable de mensajes que podrían dar la sensación de que la manifestación es contra la venta de armas y un tal señor Mariano, a quien se acusa de casi todo". Carlos Zamón se encontró "raro". "Nosotros veníamos a honrar a unos muertos. A sentirnos parte de gente que rechaza la violencia. Podíamos habérnoslo ahorrado (…) Esto está roto. Roto no quiere decir que conseguiremos estar unidos o separados. No, roto quiere decir roto". ¿Pero roto con los demás, roto entre ellos o todo roto? El editorial, pues como siempre, vendiendo motos. "Fue una manifestación plural, como la sociedad catalana, con el mensaje de rechazo del terrorismo como objetivo común, pero que cada ciudadano o colectivo expresó a su manera". ¿Considera el señor Godó que culpar al Rey de los atentados es una manera de expresar el rechazo al terrorismo? Pues sí que son peculiares.

A continuación