La policía local confundió agentes con "tiradores con turbantes" por el ninguneo de los Mossos

La policía de la Ciudad Condal lamenta la poca información que recibieron durante el operativo en Las Ramblas y el ninguneo en los controles.

Libertad Digital

La Guardia Urbana de Barcelona critica la gestión que hicieron los Mossos del atentado islamista del pasado 17 de agosto en la ciudad condal, según informa El Mundo, lamentando la poca información que recibieron de la policía autonómica en el operativo.

Poco después de producirse el atentado, en los momentos de confusión posteriores, la radio de la Guardia Urbana empezó a comunicar a sus agentes desplegados por el barrio del Raval que fuesen con cuidado ya que había "francotiradores con turbantes" negros en algunas azoteas; cuando los agentes llegaron a algunos de estos inmuebles, comprobaron que eran Mossos con pasamontañas. Efectivos de la policía municipal lamentaron la poca información recibida en este sentido.

Otro momento polémico fueron los controles que los Mossos montaron en algunas salidas de Barcelona para intentar capturar al autor del atentado –la "operación jaula"-. La investigación considera que el conductor de la furgoneta de la masacre en La Rambla, Younes Abouyaaqoub, se saltó un control situado en la avenida Diagonal de Barcelona al atropellar a un agente con el Ford Focus que robó a su propietario, Pau Pérez, tras apuñalarlo mortalmente.

Según el diario de Unidad Editorial, miembros de la Guardia Urbana señalan que este control se hizo por efectivos de los Mossos de la comisaría de Esplugues y sin contar con ellos en ningún momento, añadiendo que los agentes destinados eran insuficientes y recordando que los agentes de la comisaría de Les Corts podrían haber dado apoyo a los policías autonómicos.

A continuación