Los Reyes han presidido en la Sagrada Familia la misa por las víctimas

El arzobispo Omella ha elogiado la unidad por la paz y la convivencia y la respuesta de la sociedad ante el atentado.

LD / Agencias

La basílica de la Sagrada Familia de Barcelona está acogiendo este domingo una misa solemne por la paz y por las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona) y la recuperación del más de centenar de heridos, que está siendo presidida por los Reyes de España. Junto a ellos, se encuentran el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente de la Generalidad de Cataluña, Carles Puigdemont.

La celebración eucarística, a la que se ha podido acceder desde las fachadas de la Pasión y del Nacimiento, está siendo oficiada por el arzobispo y cardenal de Barcelona, Joan Josep Omella, junto con el obispo auxiliar Sebastià Taltavull y su acceso no ha sido restringido, es decir, han acudido ciudadanos normales hasta completarse el aforo.

Durante la homilía, Omella ha calificado de "hermoso" que asistan unidos a la ceremonia las autoridades políticas, tanto estatales como autonómicas y locales, así como representantes de diferentes confesiones e instituciones sociales. "La unión nos hace fuertes, la división nos corroe y nos destruye", ha dicho, remarcando que la paz es el mejor alimento de la vida y que no se debe escatimar esfuerzos para lograrla y convertirse en artesanos de la paz.

Ha agradecido todas las muestras de cercanía recibidas tras el "zarpazo" del atentado terrorista, y ha destacado que el Papa le envió un telegrama el viernes y le dejó un mensaje este sábado en el móvil en el que mostraba su proximidad en este momento doloroso. Omella ha alabado la generosidad y entrega de las fuerzas de seguridad, así como la solidaridad de los profesionales de la sanidad y los ciudadanos: "Hay mucha reserva de humanidad en nuestra tierra".

"Templo reparador"

El arzobispo ha sostenido que Antoni Gaudí proyectó la Sagrada Familia para ser un "templo reparador" y para orar por los pecados del mundo, y ha afirmado que la oración es un signo de repulsa al atentado, al tiempo que ha sostenido que todo el mundo acude al templo para pedir que se curen aquellos que han quedado heridos o destrozados por estos atentados y que el mundo pueda vivir en paz y en concordia.

Antes de la homilía de Omella, el obispo auxiliar Sebastià Taltavull ha remarcado que han sido días de "muchas lágrimas", pero también de mucha humanidad, ha elogiado el esfuerzo y solidaridad de los ciudadanos y ha abogado por trabajar por la paz y una convivencia que respete los derechos humanos.

Asistentes

Además de los Reyes de España, Rajoy y Puigdemont, también han asistido a la ceremonia la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; el vicepresidente de la Generalidad, Oriol Junqueras; la presidenta del Congreso, Ana Pastor; la ministra Dolors Montserrat; los consejeros catalanes Jordi Turull, Joaquim Forn, Josep Rull, Santi Vila y Meritxell Borràs; el expresidente de la Generalidad Artur Mas, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

Asimismo han asistido el delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo; los tenientes de alcalde de Barcelona Jaume Collboni y Jaume Asens; el primer secretario del PSC, Miquel Iceta; el presidente del PP catalán, Xavier Garcia Albiol, y el concejal Alberto Fernández Díaz, entre otros, así como representantes de las distintas fuerzas policiales.

A continuación