El Parlamento catalán pone condiciones a los guardias civiles que entren en el edificio

Tras la polémica que surgió con los registros de la Guardia Civil por el caso 3%, el Parlamento ha aprobado un protocolo de obligado cumplimiento.

LD/Agencias

La Mesa del Parlamento catalán ha aprobado este miércoles por unanimidad un protocolo que regula la entrada de miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad que exige que los agentes dejen sus armas en la entrada del edificio y vayan con el rostro descubierto, entre otras condiciones.

El protocolo, al que ha tenido acceso Europa Press, se ha aprobado después de que agentes de la Guardia Civil se personaran en el Parlamento catalán a finales de julio para recabar información sobre el caso 3%.

El documento de cinco páginas ordena las actuaciones a seguir sobre el acceso de la policía judicial al Parlamento catalán y estipula que los agentes deberán identificarse ante los Mossos que hay en la entrada "y exponer el motivo de su presencia".

Después, el protocolo indica que los ujieres deberán contactar con el responsable de seguridad, que, a su vez, pedirá la autorización o la orden judicial a los agentes: deberá fotocopiar el documento y enviarlo al secretario general o al letrado mayor de la institución.

El secretario general informará a la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, para que "autorice la entrada al edificio" de los agentes que tengan orden judicial; si no tienen este documento, no se les dejará entrar.

"Si, pese a eso, los agentes persisten en su pretensión, el secretario general dará cuenta de su actitud a la Presidencia para que informe al jefe superior de los agentes personados" en caso de que lo considere oportuno, concreta el protocolo.

Si tienen autorización y acceden al edificio, "depositarán las armas en el armario correspondiente" y deberán mantener el rostro descubierto mientras estén en el edificio.

El protocolo añade que la policía judicial "en ningún caso puede acceder al Parlament para practicar la detención de un diputado", y defiende respetar en todo momento el principio de inviolabilidad de los representantes.

Críticas del PPC

En rueda de prensa en la cámara, el presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, ha alertado de que este protocolo pretende "coartar la acción de la justicia", y ha criticado que PSC y Cs hayan votado a favor.

En su opinión, el objetivo es "poner todas las dificultades posibles para que los agentes judiciales y la Guardia Civil no puedan hacer su trabajo", ya sea investigando casos de corrupción, como ocurrió a finales de julio para recabar información sobre el caso 3%, o actuando contra personas que se salten la ley.

En rueda de prensa, el líder del PSC, Miquel Iceta, ha defendido un texto con el que "se pretende facilitar el trabajo" de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, y ha criticado la posición de Albiol.

"Cuando hablo de cuerpos y fuerzas de seguridad no lo hago con un debate partidista y sectario. ¡Con la que cae, son temas de Albiol", y se ha preguntado en qué cabeza cabe la posibilidad de negar información a estos cuerpos cuando actúan como policía judicial.

A continuación