El CIS catalán: baja el apoyo a la secesión pero ganaría el 'sí' en un referéndum

El Gobierno catalán presiona con esta encuesta a los reticentes a participar en una consulta ilegal.

Libertad Digital

Un 49,4% de catalanes rechaza la secesión de Cataluña, un 41,1% la avala, un 7,8% no lo sabe y un 1,7 no contesta, según una encuesta del Centro de Estudios de Opinión de la Generalidad (CEO) que ha presentado este viernes en rueda de prensa el director del ente, Jordi Argelaguet, informa Europa Press.

A menos de tres meses del referéndum del 1 de octubre que ha anunciado del presidente Carles Puigdemont, los partidarios de un Estado catalán caen respecto a la misma encuesta de marzo de 2017: entonces querían la independencia un 44,3%, la rechazaban un 48,5, un 5,5 no lo sabía, y un 1,6 no contestaba.

Sobre el referéndum del 1 de octubre, la encuesta vaticina una participación del 67,5% en caso de que se celebre. Un 62,4% de los catalanes votaría 'sí' y un 37,6% votaría 'no', dándose la paradoja de que aunque la mayoría no quiere la independencia ganaría el sí. Además, los partidarios de un plebiscito acordado con el Estado se mantienen en el 23,4% –23,3% en marzo–, mientras que los que no irán a votar de ninguna de las maneras se sitúan también, invariables, en el 22,6% –22,7% en marzo–.

Se trata de una encuesta realizada a 1.500 personas: 1.121 en la provincia de Barcelona; 140 en Gerona; 85 en Lérida; 154 en Tarragona y con un margen de error de +-2,53, y se realizó entre el 26 de junio y el 11 de julio, cuando el debate político en Cataluña estaba centrado en las garantías de este referéndum.

La encuesta del CEO prefigura un escenario de campaña del referéndum del 1 de octubre con un elevado porcentaje de indecisos y en que los "soberanistas" se tendrán que emplear a fodo, así como una inusitada alta participación en caso de que la Generalidad consiga su propósito de celebrar la consulta aún en contra de la resoluciones del Tribunal Constitucional. Si un 67,5% de los electores acude a la convocatoria, tal como señala el sondeo, los nacionalistas entenderían que el referéndum está perfectamente legitimado y sería válido, así como su resultado, la proclamación de un nuevo "estado en forma de república" con el incontestable apoyo del 62,4% de los votantes frente al 37,6% de los contrarios, quienes desoyendo las consignas de los partidos de la oposición en Cataluña habrían defendido la unidad de España en las urnas.

El sondeo pretende introducir en el escenario político un alto grado de incertidumbre para tratar de hacer mella entre los reticentes a participar en un referéndum ilegal. A falta de 72 días para el primer domingo de octubre, decrece el apoyo a la secesión, pero una participación del 67,5% otorgaría a la consulta características muy diferentes a las del 9-N, un argumento de peso para avisar a los contrarios a una república catalana que su negativa a votar en un referéndum, ilegal o no, podría comportar indeseadas consecuencias avaladas por la alta participación.

A continuación