Consuelo Ordóñez: "¿Por qué no se da la estocada final a ETA?"

La presidenta de Covite ha hablado en esRadio del anuncio de ETA, del acuerdo entre PP y PNV y de la muerte de Fernando Altuna.

LD / esRadio

Ante el anuncio de ETA sobre una posible entrega de armas el próximo 8 de abril la presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, ha asegurado en el programa Es la Mañana de Federico de esRadio que no se fía ni se va a fiar nunca de lo que pueda anunciar la banda terrorista. Ha señalado que "todo es teatro y propaganda" que ya dura desde 2011. Ordóñez ha recordado que "quedan catorce terroristas" y se pregunta: "¿Por qué no se da la estocada final a ETA?".

Para la hermana de Gregorio Ordóñez, "a ETA la tienen que derrotar las fuerzas de seguridad" y no admite "otro final para los terroristas" para que su último comunicado "lo escriban desde la cárcel". La presidenta de Covite quiere que sea el Estado de derecho quien disuelva a la banda terrorista.

Quiere que sean las fuerzas de seguridad y el Estado quienes den la puntilla a los etarras porque no se fía "de lo que vayan a dejar en esos zulos" porque se sabe que "estaban destruyendo las armas y eso es un delito gravísimo". Ordóñez cree que "esas armas son pruebas fundamentales para resolver los crímenes sin resolver" que, recuerda, son cerca de 400.

Además ha comentado el acuerdo entre el PP y el PNV y cómo se puede traducir en ventajas para los presos etarras. "Es una preocupación máxima", ha contado Consuelo Ordóñez, porque "el primer precio que iba a pedir el PNV es la política penitenciaria".

El triste adiós de Fernando Altuna

Consuelo Ordóñez ha hablado de la muerte de la víctima del terrorismo y miembro de Covite, Fernando Altuna, la semana pasada. Para la presidenta de Covite "es una víctima a cámara lenta" de la banda terrorista y ha anunciado que van a pelear "para que se le reconozca" como tal.

"La muerte de Fernado ha sido un verdadero terremoto", ha contado Consuelo Ordóñez porque "era un hombre que era amor puro y se hacía querer". La consecuencia directa de su muerte está relacionada con una larga enfermedad mental de la que nunca se recuperó y que está originada en el asesinato de su padre por ETA. Ordóñez ha contado que, como él, hay muchas más víctimas del terrorismo etarra y que "es el gran estudio pendiente por hacer para ver el alcance real de lo que supone el terrorismo".

A continuación