'Kichi' reta a Susana Díaz a que le presente una moción de censura en Cádiz

Ciudadanos ya se ha apresurado a decir que sí, que la ciudad no puede seguir en un desgobierno general; PP y PSOE no se definen.

Pedro de Tena (Sevilla)

Aunque José María González, Kichi, se ha referido globalmente a la oposición política –PSOE, PP y Ciudadanos– como "francotiradores" contra la ciudad, todos comprenden que realmente es a Susana Díaz a la que reta a que autorice la presentación de una moción de censura en el Ayuntamiento de Cádiz. No en vano es conocido que es el apoyo del PSOE el que sostiene al gobierno de Podemos.

Ciudadanos ya se ha apresurado a decir que sí, que la ciudad no puede seguir en un desgobierno general y que hay que presentar la mencionada moción de censura, pero ni PP ni PSOE han definido con claridad su posición. Para hacerlo, necesitarían previamente llegar a un acuerdo de gobierno con una alternativa política municipal clara y no parece algo sencillo de lograr.

Tras un año complicado, con escándalos varios y tumultos persistentes, este martes, José María González acudió a quienes "ni comen ni dejan comer" y dijo: "Si realmente tienen una alternativa seria de gobierno, que sean valientes y presenten la moción de censura de una vez, en lugar de estar lanzando amenazas, y si no, que nos dejen gobernar".

Kichi llegó incluso de hablar de "lealtad" a la ciudad en referencia a la legítima labor de oposición de quienes exigen a Podemos que, antes de presentar medidas o decisiones, comprenda que gobierna en minoría y trate de acordarlas con la mayoría.

Ya le ocurrió con los presupuestos pasados que no logró aprobar por haber tratado de imponerlos y así le ocurre con otras disposiciones –destaca el grupo Joly–, como la relación de puestos de trabajo, el reglamento orgánico municipal, las modificaciones presupuestarias, las rebajas de las ayudas a las víctimas de la violencia de género, el patronato del Carnaval y otras.

PP, PSOE y Cs, se sienten legitimados para hacerle entender a Kichi y su equipo de gobierno que la ciudad de Cádiz está contra el desgobierno que sufre. El PSOE le espeta que se levante alguna vez del terciopelo del sillón de la alcaldía y el PP lo acusa de sumir a Cádiz en el desgobierno. Ciudadanos cree que es hora de presentarle ya una moción de censura.

Dimisión y condena a colaboradores

El edil podemita Manuel González Bauza tuvo que dimitir días antes de Navidad como responsable de Medio Ambiente y Limpieza del Ayuntamiento de Cádiz. Bauza fue reprobado en un Pleno muncipal extraordinario por los tres partidos de la oposición –PP, PSOE y Ciudadanos–.

La dimisión de Bauza se debe a su implicación en un oscuro caso de irregularidades en la concesión del servicio de limpieza de la ciudad. Bauza reconoció haber enchufado a su hijo en la adjudicataria y ha admitido la existencia de partes falsos de limpieza.

Por otra parte, cuenta este miércoles La Voz de Cádiz, que la Audiencia Nacional ha condenado al gestor cultural asentado en Cádiz y colaborador en materia de cultura del actual equipo de Gobierno municipal, Paco Cano, a una pena de siete años de prisión por estafa en relación a unos hechos presuntamente cometidos cuando era director artístico nacional de Arte y Naturaleza, una empresa de inversión en bienes tangibles vinculada a la estafa piramidal del caso Afinsa, que afectó a miles de inversores.

La estafa consistía en garantizar las inversiones de los clientes con obras de arte de valor "claramente insuficiente" para cubrir todas las sumas de dinero captadas en forma de depósitos a plazo fijo.

Francisco Miguel Cano fue acusado por la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros de España (Adicae) por su vinculación a la estafa cometida por Naturaleza y Arte como presunto responsable de un delito continuado de estafa, insolvencia punible, delito contra los derechos de los consumidores, falsedad contable y blanqueo.

Cano se señaló con una crítica muy dura hacia la gestión cultural del anterior equipo de Gobierno liderado por el PP y en la actualidad era un frecuente colaborador del gobierno local a través de la iniciativa ciudadana cultural que lidera denominada Plan C. De hecho, Kichi se ha referido a él como "la evidencia de que con la llegada del cambio hay nuevas maneras de trabajar por el bienestar de la ciudad".

De reventador de plenos a reventado en los plenos

Hace bien poco que el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Cádiz, Juan Manuel Pérez Dorao, consideró que el "ayuntamientos del cambio" que lleva Podemos en su lema es "realmente es una falacia". Según él, "lo único que ha cambiado es la cara y el nombre de las personas que están al frente de la administración y de las delegaciones municipales, pero por su forma de hacer las cosas el único cambio ha sido a peor".

Está claro que Kichi, contra Teófila, vivía mejor. Sus huestes podemitas y "anticapis" participaban un día sí y el otro también en el acoso sistemático de la ex alcaldesa, con algunos reventamientos muy famosos de plenos que llegaron a ser televisados.

Tuvo repercusión nacional, desnudo en Interviú incluido, el caso de Inmaculada Michinina, que reventó algún que otro pleno de Teófila Martínez sugiriendo que representaba a "los gaditanos de a pie". Es sabido que Michinina acabó en Podemos aunque es menos conocido que la formación morada propuso su expulsión un año después cuando comenzó a lanzar críticas contra el alcalde Kichi al que le reclamaba que se donara parte del sueldo de los concejales y asesores a los militantes desempleados.

El problema es que donde las dan las toman y que ahora, los plenos se le revientan al Kichi, pero no los revientan ni el PP ni en PSOE ni Ciudadanos sino los gaditanos a los que se les prometió el oro y el moro y que ha terminado siendo el oro en el que se cagó el moro, como se dice en Cádiz.

No es la primera vez

Sólo en 2016 ha habido varios desalojos de pleno por orden del alcalde "anticapi" y podemita. En marzo, Kichi ordenó desalojar a una pareja que pedía ayuda ante su situación económica y la amenaza de desahucio.

En julio desalojó a un hombre que decía haberse desplazado con su mujer desde Elche y que se arrodilló ante el alcalde en el salón de plenos para suplicar ayuda, y recordarle las promesas que había hecho Podemos.

De todos modos, el mayor de estos incidentes fue debido a la bronca con la que se cerró el pleno extraordinario del Estado de la Ciudad en el que fueron rechazados los presupuestos con los votos de la oposición. Pero en ese caso, fueron los podemitas y "anticapis" los que amenazaron a ediles de la Corporación, singularmente al portavoz socialista al grito de "tendréis que buscar escolta", caso que llegó al juzgado.

A continuación