Los maestros interinos inundan la gestión de Susana Díaz

Este sábado, el colectivo de docentes interinos impulsa la participación en una gran protesta pública.

Pedro de Tena (Sevilla)

El sistemático recurso a interinos en lugar de convocar oposiciones regladas ha sido una constante de la gestión de la Junta de Andalucía, tanto en Educación como Sanidad como la propia Administración Pública, donde algunos de ellos han llegado a ser conocidos como "interinos de pata negra", por su antigüedad y relevancia. El subterfugio, impropio de una administración profesional y ordenada, ha permitido los coladeros de "afines" y la discrecionalidad desde los primeros tiempos de la Junta de Andalucía en 1982.

La situación de disgusto social ante la mala gestión de la Junta de Andalucía en diferentes áreas de gobierno llega ahora, tras una intensa campaña en la sanidad, al frente de los interinos en general y, en particular, al de los interinos de la Educación andaluza y de los colectivos emanados de la Ley de Dependencia.

Este sábado, 17 de diciembre, el colectivo de docentes interinos, que ha protagonizado varios encierros en las dependencias del Ayuntamiento de la capital hispalense, impulsa la participación en una gran protesta pública que, a nivel andaluz, se realizará, organizada por la Coordinadora Andaluza por la Educación, en Sevilla a partir de las 12:00 horas a favor de la escuela pública y contra la "privatización" de la enseñanza: también se hará lo propio en Granada y Linares (Jaén).

Hasta ahora, recuerda Europa Press, los interinos de la Educación andaluza han llevado a cabo miniconcentraciones a las puertas de delegaciones territoriales de Educación y, recientemente, acudieron al encuentro de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, en un acto al que ésta asistió en la localidad sevillana de Umbrete, un precedente para el acto de Susana Díaz y José Luis Rodríguez Zapatero al que ha prometido asistir Spiriman, el martillo pilón de los problemas de la sanidad granadina y andaluza.

No se tiene constancia de que Susana Díaz los haya recibido, aunque sí les ha transmitido que ella es defensora de la educación pública. La pretensión de los interinos era ser recibidos para hacerle ver los problemas de la educación pública y proponer actuaciones que "ayuden a mejorar los informes PISA".

Además, estos interinos quieren que no se produzcan más cierres de las líneas de Infantil y Primaria, que no siga aumentando el número de conciertos educativos y en su lugar se destinen más fondos a la educación pública, que se origine una "correcta" implantación del francés y que "se diga la verdad a la ciudadanía respecto a esos mil docentes de Primaria que se han quedado en la calle, y no 400, como comentó la consejera".

Los interinos, durante su encierro, apuntaban también al "colapso" de las bolsas de trabajo, fundamentalmente en Infantil, Primaria y Educación Física, lo que "está dejando a los interinos sin trabajo y a los aspirantes sin su primera oportunidad de trabajo"; y a la falta de maestros en las escuelas, pues no se realiza la cobertura inmediata y correcta de las bajas, dejando semanas a los niños sin docentes y perdiendo la figura del profesor de apoyo, con el que se cubren dichas bajas.

La situación, agregan, está agravada por otros recortes "encubiertos" que dejan a las escuelas sin los apoyos para el alumnado con necesidades educativas especiales, aulas con más de 25 alumnos o cierre de aulas en la pública y mantenimiento de la concertada, "entre otras muchas cuestiones".

"Exigimos a la Junta que respete nuestro trabajo, apueste por la estabilidad laboral del colectivo que nos permita desarrollarnos profesionalmente en los centros andaluces y que deje de utilizar a la educación como moneda de cambio del ajuste presupuestario", apostillan.

La consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Adelaida de la Calle, calificó de "montaje espectacular" el que hay en torno a los interinos y llegó a decir que el pasado mes de septiembre se nombrarían "en torno a 1.200" nuevos interinos a pesar de la disminución del número de alumnos.

El 27 de diciembre, nueva manifestación de interinos

Podría convertirse en la definitiva nueva marea de disconformidad con la gestión del gobierno socialista de la Junta de Andalucía. En este caso se trata de movilizar a los interinos de la administración autonómica de todas las provincias, unos 35.000, de las consejerías y de los diferentes entes instrumentales, para protestar por la situación de precariedad laboral que sufren y para exigir su pase a la condición de indefinidos no fijos, con derecho a una indemnización en caso de despido.

La protesta está promovida por el colectivo de valoradores de la Dependencia adscritos a la Junta y define ABC que se trata de un frente al hilo de las protestas por los recortes sanitarios, generado por los propios trabajadores de la Junta de Andalucía contra su política de precariedad laboral.

El cambio de estatus laboral es una demanda que comenzó a fraguarse en el seno de los contratados de forma eventual por el Servicio Andaluz de Salud (SAS), pero que en los últimos meses se ha extendido ya a la práctica totalidad de los estamentos de la administración andaluza.

Se trata de obtener estabilidad laboral al superar los tres años de interinidad y consolidar el derecho a percibir una compensación económica por despido, algo que vienen reclamando los empleados públicos sin plaza fija pero que se mantienen en sus puestos encadenando contratos temporales o por cualquier otro sistema, como la prórroga, lo que a la postre consideran que se trata de un "fraude de ley".

La situación se agrava al haber sentencias judiciales de por medio incluso en la Unión Europea, que dan la razón, cuando menos en parte, a los interinos. Recientemente se ha presentado en el Congreso de los Diputados una iniciativa legislativa popular, admitida a trámite, en la que se reclama la elaboración de una Ley estatal que permita la regulación del personal funcionario interino y estatutario temporal.

Por si fuera poco, el Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, abrió recientemente una queja de oficio para investigar la situación de los trabajadores de la Dependencia ante la inclusión de las plazas vacantes en el próximo concurso de traslados al que pueden acceder todos los funcionarios.

La Subdelegación del Gobierno en Sevilla ha autorizado para el próximo día 27 la manifestación convocada por la Asociación Nacional de Interinos y Laborales a la que, según la organización, se prevé que asistan "unas 35.000 personas". Además de la presencia de colectivos de valoradores de la Dependencia en Andalucía se espera la asistencia de profesionales de la Sanidad, de la Educación y de Justicia de Andalucía.

También participarán, añade el grupo Joly, trabajadores del Consejo Nacional de Energía Nuclear, Bomberos de Andalucía y Extremadura, así como interinos de las diputaciones de Cádiz, Málaga, Sevilla, Huelva, Jaén y Córdoba, entre otros. La protesta finalizará frente a Torretriana, sede de la Consejería de Hacienda y Administración Pública.

A continuación