Cae una banda que cultivaba 12.000 plantas de marihuana en Madrid

Agentes de la Guardia Civil han desarticulado en Madrid una banda de ciudadanos chinos con seis laboratorios de marihuana.

LD/Agencias

La Guardia Civil ha desarticulado una banda de ciudadanos chinos que tenía seis laboratorios en Madrid Y Toledo, en los que se han intervenido 12.363 plantas de marihuana y en los que los cabecillas obligaban a otros compatriotas a cuidar las plantaciones en pésimas condiciones e incluso maltratándoles.

Según ha informado hoy el instituto armado, en la operación Dupin han sido arrestadas en Madrid seis personas, entre ellas los líderes del grupo, que han ingresado en prisión. A los seis arrestados se les imputan los delitos contra la salud pública, contra los ciudadanos extranjeros, falsedad documental, usurpación de estado civil, defraudación de fluido eléctrico y pertenencia a grupo criminal.

La investigación comenzó tras tener conocimiento, a través de informaciones facilitadas por vecinos, de un alto consumo de marihuana por parte de algunos ciudadanos chinos en la localidad madrileña de Moraleja de Enmedio.

Tras contrastar la información con los agentes de Policía Local se puso en marcha un dispositivo que dio como fruto la identificación de los vendedores y también de los presuntos cabecillas: dos ciudadanos de origen chino que estaban en constante movimiento.

Los miembros de la red utilizaban a compatriotas chinos a los que obligaban al cuidado y vigilancia de las plantaciones, manteniéndoles encerrados en las viviendas y en pésimas condiciones, ha destacado la Guardia Civil.

Les retiraban la documentación para evitar que huyeran y les amenazaban les maltrataban si incumplían sus órdenes.

La operación desveló que una parte de la organización tenía fijada su residencia en Holanda y que los ahora arrestados tenían alquiladas tres viviendas en los municipios madrileños de Griñón, Moraleja de Enmedio y Valdilecha, así como tres naves industriales en Guadarrama y en las localidades toledanas de Illescas y Gálvez.

En todas defraudaban el fluido eléctrico, ya que habían manipulado los sistemas eléctricos para no tener que hacer frente al alto coste de las facturas.

Los miembros de la organización tomaban medidas para no ser descubiertos, como utilizar vehículos que habían sido adquiridos a compatriotas a los que previamente les habían robado sus documentos de identidad.

Aun así fueron localizados y arrestados y se registraron los seis inmuebles, en los que se estima que se realizaban cinco recolecciones de marihuana al año, explotando al máximo las instalaciones.

Se han intervenido un total de 12.363 plantas de marihuana en distintos estado de germinación, una gran cantidad de lámparas alógenas para mantener el ambiente, además de abono y elementos para el cuidado y tratado de las plantas.

A continuación