La cupera Rovira pasa del anticapitalismo y se calza las zapatillas de Trump

Concejal del Ayuntamiento de Barcelona y declarada antisistema, luce las deportivas que boicotean los contrarios al presidente electo.

Pablo Planas (Barcelona)

No es fácil ser antisistema y anticapitalista. Las tentaciones comerciales son tantas y tan variadas que se necesita una lista muy larga para saber qué productos respetan las normas de producción de la CUP sobre el "comercio justo", de "proximidad" y respetuosos con el medio ambiente. Las exigencias de los radicales independentistas abogan por productos catalanes, pero Maria Rovira, concejal de la CUP en Barcelona y que recientemente denunció una agresión sexual, se ha salido del carril indumentario.

Formada en la elitista "Escola Aula", donde estudió el expresidente de la Generalidad Artur Mas, Maria Rovira intenta comulgar con el estilismo "borroka" del flequillo recto y las camisetas. Pero en el pasado pleno de la Diputación de Barcelona se le escapó un detalle, las zapatillas. Rovira escogió para la ocasión un modelo de "New Balance", compañía estadounidense partidaria de los aranceles para los productos fabricados fuera de los Estados Unidos. Esta tesis, compartida con Donald Trump, presidente electo de los EE.UU., ha provocado un boicot de los productos de la empresa. Cientos de clientes de "New Balance" han tirado o quemado sus zapatillas en protesta porque el vicepresidente de la compañía, Matt LeBretton, declaró que "esperemos que con Trump las cosas vayan en la dirección correcta".

De este modo, la marca se ha ganado la animadversión de la progresía internacional, una noticia de la que tal vez no era consciente Rovira al calzarse sus flamantes deportivas o que le da exactamente igual, dado que conjuntaban perfectamente con su camiseta marinera y sus tejanos, otro detalle chirriante en el fondo de armario de la CUP.

A continuación