Puigdemont ficha como embajadores del proceso a Xavi Hernández y Àlex Corretja

Crea un consejo consultivo del Diplocat para competir con la Marca España en el extranjero.

Pablo Planas

El presidente de la Generalidad, Carles Puigdemont, no ceja en el empeño separatista de "internacionalizar el conflicto", a pesar de los escasos resultados y grandes ridículos cosechados hasta el momento. Sólo la extrema derecha italiana y la noruega apoyan el proceso, lo que no es óbice para que Raül Romeva presuma de "minister" de Asuntos Exteriores del futuro estado catalán.

A los planes de abrir más delegaciones en el extranjero, se suma ahora la constitución del Consell Consultiu del Diplocat, que es el Consell de Diplomàcia Pública de Catalunya, el órgano de la Generalidad para coordinar la actividad de las "embajadas" y las expediciones internacionales de los dirigentes catalanistas.

Los elegidos para el nuevo "chiringuito" son 39 personalidades del mundo de la cultura, la empresa, la universidad y el deporte que se comprometen a difundir las bondades del procés y las excelencias de Cataluña y el nacionalismo. De hecho, algunos de ellos han alcanzado notoriedad precisamente por apoyar el separatismo. Es el caso de la monja Lucía Caram, la cineasta Isona Passola, el escritor Mathew Tree o el economista Xavier Sala i Martín.

Puigdemont también ha fichado a deportistas de renombre, como el jugador del Barcelona y de la selección nacional Xavi Hernández o el extenista Àlex Corretja, que en el pasado había apoyado al PP. Del ámbito de la empresa destaca Sol Daurella, presidenta de Coca-Cola European Partners. El exministro socialista Joan Majó, la cocinera Carme Ruscalleda, el músico Jordi Savall y el tenor Josep Carreras son otros de los nombres que integran el nuevo consejo del consejo diplomático catalán, una decidida apuesta de la Generalidad para competir con la "Marca España" en el exterior.

A continuación