Detenidos en Madrid y Barcelona dos islamistas preparados para atentar en cualquier momento

Los arrestados formaban parte del entramado de propaganda y captación de Estado Islámico y pretendían crear un ejército invisible al control policial.

Libertad Digital

La Policía Nacional ha detenido este sábado a dos islamistas de nacionalidad marroquí que estaban "plenamente integrados" en la organización terrorista Estado Islámico: uno residía en Madrid y el otro en Roda de Ter (Barcelona), según ha informado el Ministerio del Interior en un comunicado.

Los dos islamistas formaban parte de la estructura de Estado Islámico mediante una adhesión voluntaria y actuaban como células terroristas individuales, descentralizadas y preactivadas para la comisión de actos terroristas en España.

Según el departamento que dirige Juan Ignacio Zoido, los arrestados formaban parte del "entramado propagandístico y captación" de la banda terrorista y desarrollaban una intensa actividad publicitando, adoctrinando y enalteciendo su ideario, con el objetivo de conformar un "ejército de seguidores" invisible al control policial y que estuviera plenamente integrado en las culturas y sociedades de los países en los que residen.

Además, siguiendo las directrices de la banda terrorista para infundir terror en las sociedades occidentales, los arrestados difundían contenidos "muy radicales, de extrema crudeza" y también publicitaban vídeos de "actos violentos".

Interior ha asegurado que una "constante" en la actividad de ambos detenidos era la de "proclamar su aversión extrema hacia religiones, etnias o colectivos distintos", considerándolos como enemigos de su religión. En este sentido, su dinámica era crear una red de retroalimentación, trasmitiendo consignas y formas de actuar contra estos colectivos y proclamando concretamente una gran aversión hacía la corriente musulmana Chií, a la que se referían como "demonios que tenían que sacrificar".

Desde Interior han destacado "la rápida y extrema" radicalización de los dos detenidos que había evolucionado hasta "ofrecerse" a la banda terrorista como "mártires", con total disponibilidad para actuar en cualquier momento, lugar y situación.

La operación policial continúa abierta, aunque el ministro Zoido ha descartado que vayan a producirse más detenciones. En 2015, el Ministerio del Interior elevó a cuatro el nivel de alerta antiterrorista y, desde entonces, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detenido a un total de 163 terroristas islamistas.

A continuación