Mas prevé un escenario de "máxima tensión" e insinúa que volverá a presentarse

Amenaza a quienes no vayan a votar en el próximo referéndum: "Si no van y la participación es suficiente, el resultado es el que es".

Pablo Planas (Barcelona)

El expresidente de la Generalidad y presidente de la nueva Convergència, el PDECat, Artur Mas, no descarta ahora volverse a presentar como candidato a pesar de que había asegurado por activa y por pasiva que no lo haría. En una entrevista concedida al canal de televisión de El Punt Avui con motivo del segundo aniversario de la celebración del referéndum del 9-N, Mas previó un escenario de "máxima tensión" y la posibilidad de un "enfrentamiento total" con el Estado y su aparato judicial, según informa el citado diario.

Las leyes de desconexión, que el parlamento catalán prevé abordar en junio, así como la convocatoria del referéndum de septiembre de 2017 serán las causas de esa tensión, según el análisis de Mas, que en función del "clima y las necesidades del momento" se plantearía la posibilidad de volver a presentarse a las elecciones catalanas: "Siempre he dicho que ya no me tocaba jugar ese papel, no sería del todo lógico, pero lo que viviremos en 2017 ahora no lo podemos captar", declaró. Y eso a pesar de que planea sobre él una petición de diez años de inhabilitación por el referéndum del 9-N.

También Carles Puigdemont, el presidente de la Generalidad, se ha mostrado reacio en público a volverse a presentar, lo que Mas, su patrocinador, parece haberse tomado al pie de la letra.

En cuanto al referéndum, aseguró que no será una reedición del celebrado hace dos años y "recomendó" a los contrarios al separatismo que voten porque "si no van y la participación es suficiente, después el resultado es el que es, y los que no van dan la victoria al otro bando". Esa participación "suficiente" que no calibró sería la que en su opinión validará el referéndum ante la comunidad internacional.

"Pecho y cojones"

En el espacio televisivo también participaron el diputado en el Congreso Francesc Homs e Irene Rigau. Homs, que está pendiente del suplicatorio del Supremo a la Cámara Baja en relación al referéndum del 9-N, acusó al Estado de buscar la confrontación y de que sólo sabe responder con "pecho y cojones" a una "gente con una sonrisa que hace las cosas a través de las urnas".

A continuación