Hernando dice que se equivocó al "confundir el 'no a Rajoy' con un tema ético"

Asegura que "jamás saldrá de mí ningún reproche a Pedro Sánchez" a quien profesa su "respeto, consideración y afecto".

Ketty Garat

No comparecía desde hace más de un mes, cuando todavía era Pedro Sánchez el secretario general del PSOE. Quien fuera su portavoz parlamentario, y ahora lo es de la gestora, Antonio Hernando, comparecía este martes tras muchas semanas de escapismo para hacer dos declaraciones de intenciones. Primero, que "no van a escuchar nunca salir de mi boca ningún reproche hacia Pedro Sánchez. Jamás". Y segundo, el reconocimiento de que "me equivoqué en algunas cosas" como confundir el 'no a Rajoy' con "un tema ético".

Casi cabizbajo, Hernando solemnizó sus afirmaciones como un aviso a navegantes o a los periodistas ante quienes pretendía zanjar la cuestión de cara al futuro. "Tengo mucho respeto, mucha consideración y mucho afecto por Pedro Sánchez y una deuda política con él porque consideró que yo era la persona adecuada para ser el portavoz parlamentario". Y por ello, "no escucharán de mí ningún reproche. No porque diga en privado lo que no digo en público, sino porque no saldrá de mi boca ningún reproche hacia Pedro Sánchez".

Una autoexigencia que se imponía al tiempo que dejaba entrever cuál ha sido el error principal de su ex jefe de filas y el suyo propio. "Yo he aprendido mucho de este proceso y reconozco que me equivoqué en algunas cosas". Por ejemplo, "en identificar lo que creo que era una gestión de un resultado electoral complejo con un tema político, ideológico y ético incluso. En eso me equivoqué y lo reconozco". Es decir, que la equivocación fue el confundir el 'no a Rajoy' con un tema ético.

Por ello, Hernando ha explicado que intentó enmendar su error y defender "con la misma fuerza con la que decía que había que votar no, también decía que no podíamos ir a terceras elecciones. Y por eso cuando mi partido decidió que la posición era abstención, lo defendí considerando que esa era mi obligación. Podía no haberlo hecho. Podía haber dicho que fuese otra otra persona quien asumiera esa responsabilidad. Y no lo hice por cultura de partido".

Porque "no es importante lo que pase con Antonio Hernando o lo que dijera Antonio Hernando sino con el PSOE". Y por ello, ha concluido "estoy tranquilo, sereno y convencido de lo que he hecho".

A continuación