Espinar niega la evidencia y no dimite: "No sé de qué se me acusa"

El candidato pablista no ha negado que vendiera el piso por 35.000 euros más de lo que le autorizó la CAM. 

Míriam Muro

"Yo me voy a presentar a la secretaria general de la Comunidad de Madrid", así ha comenzado Ramón Espinar una rueda de prensa este viernes en la que ha presentado a los miembros de la su candidatura para enfrentarse en las primarias de Podemos a la 'errejonista', Rita Maestre. Un acto en el que ha llegado a asegurar que "no sé de qué se me acusa, yo era un chaval que no se pudo comprar una vivienda porque no tenía dinero para pagarla, que se metió en una vivienda que estaba por encima de sus posibilidades y cometió un error, y la tuvo que vender. Esta es la historia".

El candidato 'pablista' sigue así adelante a pesar del escándalo que se ha conocido esta semana. Espinar logró un beneficio de 30.000 euros vendiendo un piso protegido que nunca ocupó. Tras esas explicaciones, el senador alegó que tenía que vender el piso con ese beneficio porque el precio estaba marcado por la Comunidad de Madrid.

Pero la SER tumbó este jueves estas explicaciones asegurando que pidió autorización para vender su casa protegida por un precio 140.343 euros. La Comunidad de Madrid dio luz verde a la venta en un escrito fechado en noviembre de 2010. Un mes después, Espinar decidió incrementar el precio de venta de su vivienda en 35.000 euros y la vendió por 175.726 euros.

No lo niega

En ningún momento de la rueda de prensa ha negado que vendiera el piso por 35.000 euros más de lo que le habían autorizado. Preguntado por este asunto, no ha aclarado por qué lo hizo. Tan sólo ha señalado que la Comunidad de Madrid le autorizó "a vender al precio máximo del módulo en ese momento como hace todo el mundo".

Según el senador de Podemos la venta del piso protegido la realizó según la legalidad después de que "ni la Comunidad de Madrid ni la cooperativa Vitra ejercieran el derecho de tanteo" para comprarle la vivienda "al precio que yo la compré". Cuestionado de nuevo por este asunto y por qué no vendió el piso al mismo precio que lo compró para evitar especular, ha ironizado: "Sí, claro que podía haberlo vendido al precio más barato y regalarlo también".

Es decir, no ha negado que vendió el piso por un precio superior al que podía por su propia voluntad.

Espinar tampoco ha dejado claro si la línea de crédito de 80.000 euros que habría solicitado su padre, exvicepresidente de Caja Madrid involucrado en caso de las tarjetas black, en la misma fecha de la compra de la vivienda, fue para afrontar los pagos del piso.

El objetivo de los poderosos

Un escándalo que no le impide, a su juicio, seguir con sus planes de convertirse en el principal dirigente del partido en la Comunidad de Madrid para hacer frente a la "ofensiva del poder económico".

"Con este equipo, me voy a presentar a la secretaria general. Ha habido especulaciones con que yo podía retirar mi candidatura. Creo que ese era el objetivo de los poderosos en este país. Por ello, creo que debo dar otro paso al frente para mantener mi candidatura. No vamos a ser objeto de ninguna injerencia de ningún poderoso. En podemos eligen los inscritos y yo voy a llegar a la urna y voy a darle a los inscritos en Podemos la oportunidad de votar contra una ofensiva del poder económico", ha asegurado.

A continuación