El presidente de la cooperativa Vitra confirma que Espinar miente

En esRadio, confirma que Espinar pudo deshacerse de la vivienda sin venderla. Dice que "no pone la mano en el fuego" por nadie. 

Libertad Digital/esRadio

Francisco Naranjo, presidente de Vitra, ha hablado en Es la Tarde de Dieter del pelotazo urbanístico de Ramón Espinar. El senador de Podemos compareció este miércoles para justificarse pero dio algunos datos discutibles o, directamente, falsos. Así lo ha puesto de manifiesto el propio Naranjo.

En primer lugar, Naranjo ha confirmado que Espinar pudo haber renunciado a la vivienda al darse cuenta de que no podía pagarla. Eso desmonta los argumentos del senador, que alegó que vendió la casa porque no tuvo más remedio. Según el presidente de Vitra, Espinar pudo haberse "dado de baja" de la cooperativa por no poder afrontar la hipoteca y "se le hubiera devuelto hasta el último real". En su caso, la devolución habría ascendido a unos 50.000 euros, la aportación hecha hasta la fecha. En vez de esto, Espinar escrituró la casa para venderla unos meses después, con una plusvalía de 30.000 euros.

En segundo lugar, el presidente de Vitra ha destacado que Espinar no tenía que vender la casa por un precio 30.000 euros mayor al que lo compró. El senador alegó que ése era el precio fijado por la Comunidad de Madrid. Pero el presidente de la cooperativa ha destacado que aunque los módulos de vivienda pública hubieran subido, el precio fijado era un "precio máximo". Por debajo de ahí, ha apuntado, "tanto cooperativas como individuales pueden vender los pisos".

Naranjo también se ha referido al hecho de que Espinar recibiera la vivienda sin concurso. El presidente de la cooperativa ha destacado que un 85% era para vecinos de Alcobendas y el otro 15% "era potestad de Vitra". Por esa vía obtuvo Espinar el piso: según ha dicho, "teníamos bastantes listas de espera", y en concreto en la zona norte, "y tiramos de esa lista". "Yo no me enteré hasta 2010" de que Espinar estaba en esa lista, ha dicho Naranjo antes de especificar que las condiciones para acceder al piso eran no poseer una vivienda propia y no exceder de tres veces el salario mínimo.

Naranjo también se ha referido al padre de Espinar, ex consejero de Caja Madrid y ex consejero de Hacienda en Madrid, entre otros cargos. Según ha dicho, le conocía de su época como alcalde de Leganés y de consejero. "Yo me enteré de que Espinar era hijo suyo porque fue a acompañarlo el día de la escritura, cosa lógica en un chaval de 23 años", ha incidido.

A preguntas de Dieter Brandau, ha indicado que el padre "no ha tenido relación directamente" con Vitra, aunque sí ha admitido que la cooperativa es una iniciativa de Comisiones Obreras. "Desde el punto de vista sindical le conocíamos por negociaciones de la Comunidad de Madrid, no de la cooperativa. En el tiempo que empezamos tuvimos más negociaciones con el consejero de Vivienda", ha dicho.

El triángulo de la cooperativa

Sobre el hecho de que el presidente de Vitra en la época, Antonio Rey, de CCOO, fuera luego consejero de Caja Madrid y tuviera relación tanto con Espinar padre como con el alcalde de Alcobendas responsable de ceder los terrenos, no ha querido comentar nada y se ha limitado a indicar que él en la época no era presidente de Vitra. "Tengo los datos que tengo, estamos hablando de hace diez años".

También ha descartado que puedan dar los nombres del resto de beneficiarios de ese 15% discrecional, por la ley de Protección de Datos. En cualquier caso, ha reconocido, desde el punto de vista personal, que éticamente no le "suena nada bien" el asunto. Y también ha dicho que no pone "la mano en el fuego por nadie".

A continuación