La única socialista andaluza en la corte de Pedro Sánchez: María Luisa Faneca

María Luisa Faneca saltó de la alcaldía de Santa Cristina al círculo más próximo de Sánchez. 

Pedro de Tena (Sevilla)

Su figura constituye un borrón para la calidad del poder que Mario Jiménez, el portavoz de la Comisión Gestora del maltrecho PSOE actual, ejerce en Huelva. María Luisa Faneca López ha sido alcaldesa de Isla Cristina, casi pegada a Portugal y vecina de Ayamonte y ahora es la única andaluza de la extinta Ejecutiva, que se conozca, que sigue fiel a Pedro Sánchez. Eso sí, como destaca OK Diario, con un sueldo de 5.000 euros al mes que se cargaba al dinero parlamentario que entraba en las arcas socialistas.

Su trayectoria electoral es parecida a la de su mentor. Isla Cristina siempre fue una población impregnada del andalucismo de Alejandro Rojas Marcos. Por ejemplo, en el año 2003, el PA todavía logró obtener más de 56 por ciento de los votos en las elecciones municipales. Y entonces llegó María Luisa Faneca, que ganó las elecciones en 2007 y fue proclamada alcaldesa socialista de su pueblo. Desde entonces, todo fue cuesta abajo.

Veamos los datos. En las elecciones municipales de 2007, el PSOE de Isla Cristina obtuvo la mayoría absoluta con el 48 por ciento de los votos desplazando al andalucismo. Pero, a partir de ese momento, todo ha ido a peor. Como Pedro Sánchez, fue de derrota en derrota hasta el estacazo final, en su caso, bien leve hasta ahora porque ya es total. En las elecciones de 2011, el PSOE ya bajó 17 puntos respecto a las anteriores, aunque logró gobernar con el apoyo andalucista. En las de 2015, bajó otros 13 puntos y ya fue el tercer partido de la localidad.

La calidad de su conducta se expresa en el hecho de que se negó a encabezar la lista socialista por Isla Cristina cuando comprendió que las elecciones estaban perdidas. Y así fue, siendo relevada al frente de la alcaldía. Se quedó, pues, sin sueldo, pero ya estaba en la Ejecutiva de Pedro Sánchez.

De hecho, fue "pedida" expresamente por Pedro Sánchez para su Ejecutiva consciente ya de que Susana Díaz no la iba a incluir en las listas onubenses para las sucesivas elecciones. Así fue, y cuando dejó de ser alcaldesa en 2015, quedó económicamente colgada de la brocha. Por cierto, la alcaldesa que la sustituyó, Antonia Grao, del Partido Independiente la Figuereta, como lo leen, nada más ser investida contrató a su propia hija como jefa de gabinete. Escenas andaluzas.

Pero no le ha ido mal porque en 2014 declaraba unos ingresos mensuales de 3.774 euros netos. Ninguno de estos euros procedía de la Ejecutiva de Pedro Sánchez, sino que derivaban de su vicepresidencia de la Diputación Provincial, de su pensión de viudedad y de unos honorarios de la Mancomunidad de Isla Antilla, un importante tinglado turístico de la zona. También reseño que donaba al PSOE 1.800 euros al año, esto es, 150 euros al mes.

Pero, claro, esto era cuando seguía como alcaldesa. A partir de 2015, sus dineros públicos se acabaron y ahí apareció su amigo el gigante Pedro Sánchez, que le concedió un sueldo de alrededor de 5.000 euros al mes, con cargo al grupo parlamentario socialista porque se usó la ficción técnica de que Faneca era asesora de dicho grupo, que ya se verá si es o no legal.

Ahora, con la defenestración de su protector y con la presunta arribada de Susana Díaz, cuando toque, el futuro de María Luisa Faneca es negro como el betún. Por si fuera poco, está imputada en un procedimiento judicial, imputación que le ha importado un bledo a Pedro Sánchez, tan exquisito en otros casos.

El caso es que en julio de este año, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Ayamonte la ha citado a declarar en calidad de investigada junto a su ex teniente de alcalde, Francisco Zamudio y a otros responsables de la Mancomunidad de Islantilla en los últimos años, por presuntos delitos contra el medio ambiente, continuado de prevaricación y lesiones, supuestamente por hacer oídos sordos durante años a las denuncias por la actividad de un restaurante del núcleo costero no autorizado para poner música.

Pero ya fue imputada antes, en 2011, por un presunto delito de prevaricación urbanística al conceder licencia para la construcción de una casa a escasos metros de la playa de Urbasur y en zona de servidumbre de protección de la Ley de Costas, sin la preceptiva autorización de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. El caso fue archivado en 2013.

En cuanto a telitas de araña, Faneca fue acusada por el PP en 2011 de intentar colocar al candidato socialista a la alcaldía de Lepe en el ayuntamiento de ¡Isla Cristina! De hecho, lo mantuvo trabajando eventualmente como abogado de Urbanismo en el Consistorio de La Higuerita.

Ahora, tras la debacle de su opción, ni va a estar presente en el futuro del PSOE andaluz ni siquiera aparece ya en la web oficial del PSOE, cuyos actuales gestores han borrado las huellas de la anterior Ejecutiva.

A continuación