Play

TV3 censura hasta a Bugs Bunny para que los niños no oigan la palabra España

La televisión catalana manipula un episodio del famoso conejo de los dibujos animados sobre el Descubrimiento

Pablo Planas (Barcelona)

Ni el conejo de la Warner, Bugs Bunny, se libra de la afilada y tijera de los censores de la televisión autonómica catalana, obsesionados con desespañolizar a los niños catalanes e implantar el discurso nacionalista hasta en las series de dibujos animados.

En un episodio del famoso conejo dedicado al Descubrimiento de América, TV3 eliminó las dos referencias a España del capítulo. "1492. The King of Spain and Christopher Columbus discuss the shape of the world" se puede leer en un cartel al comienzo de los dibujos que la voz en off del narrador catalán convierte en un discusión entre Colón y el rey de un indeterminado país. Otro cartel del cuaderno de bitácora en el que se lee que "hoy zarpamos desde España con Bugs Bunny a bordo" se convierte en un "hoy zarpamos con Bugs Bunny a bordo".

Así pues, nada de sutilezas. El detalle de la omisión de la palabra España por dos veces en la serie lo aporta "Dolça Catalunya", que subraya hasta qué punto llega la obsesión nacionalista por el adoctrinamiento de los niños.

Denuncia del PP sobre las escuelas

Este martes pasado la diputada del PP en el parlamento catalán María José García Cuevas denunciaba la manipulación e instrumentalización de los niños que se lleva a cabo en los centros escolares: "en determinados colegios públicos catalanes -sostuvo García Cuevas- se publicitan actos de contenido político, permitiendo la colocación de carteles explícitamente políticos en las instalaciones escolares, que publicitan posicionamientos claramente partidistas".

La diputada añadió que "politizar los espacios o contenidos educativos es un fraude y una deslealtad a la confianza que la sociedad deposita en los responsables públicos y una falta de respeto a la pluralidad política. El adoctrinamiento de menores en los centros educativos es un hecho lamentable, que nos hace retroceder en calidad democrática, es un comportamiento propio de regímenes totalitarios, que debemos rechazar y evitar".

A continuación