Iglesias agita a su "gente" insultando a los diputados y abandonando el Pleno

"Les recomiendo que cuando se pronuncie la palabra delincuente, ustedes se callen", ha dicho el líder de Podemos al PP. 

Míriam Muro

"Hay más delincuentes potenciales en esta Cámara que allí fuera", con estas palabras inició Pablo Iglesias un jueves en el que su partido fue el protagonista de varias polémicas en el Congreso de los Diputados.

La primera, se produjo durante su intervención en Pleno. En su discurso, el líder de Podemos comenzó asegurando que su partido era "una fuerza política de orden. Nos gusta el orden", añadía. Tras ello, centraba su discurso en alabar las "movilizaciones sociales".

"Lo que en estos años ha defendido la gente en las movilizaciones es el orden, porque la gente humilde, que no está en consejos de administración, solo tienen las instituciones para que les protejan, esas que ustedes convierten en sus cortijos privados, privatizan o donde campa la corrupción", aseguraba Iglesias. "Las movilizaciones por la educación y la sanidad pública o por el derecho a una vivienda digna son de los que defienden las instituciones frente a los antisistema que se sientan en el Parlamento", añadía el líder de Podemos.

Y se refería directamente a la manifestación que tendrá lugar este sábado en las inmediaciones del Congreso para protestar contra la investidura de Rajoy durante la segunda votación. "Dicen que han movilizado a quinientos policías, hay más delincuentes potenciales en esta cámara que allí afuera, señorías". Unas palabras que provocaron un revuelo enorme en el Hemiciclo.

Rifirrafe

Fue en ese momento cuando la presidenta del Congreso, Ana Pastor, interrumpió el discurso. "Diputados guarden silencio, no lo puedo decir más alto ni más claro. Señor Iglesias, le recuerdo el cumplimiento del Reglamento en lo que tiene que ver con el honor de la Cámara y de los señores diputados", pedía Pastor. Algo a lo que Iglesias respondía:"Me debo al honor de mi patria y de los ciudadanos de mi país, no al honor de esta Cámara". Entonces, sus diputados se levantaron de sus escaños para aplaudirle y algunos de los populares y socialistas para abuchearle.

Iglesias continuó con su discurso bromeando con que iba "a ser divertido" si después "de hablar de potenciales delincuentes" algunos "diputados exigen turno de palabra por alusiones". "Será una excelente manera de retratarse para algunos". Y concluía el líder de Podemos con una frase del fundador del PSOE, Pablo Iglesias Posse: "Merecer el odio de las oligarquías será la mayor de nuestras honras".

Ataques al PSOE

Pero antes de este enfrentamiento, Iglesias dedicó una gran parte de sus veinte minutos a atacar al PSOE y presumir de que Podemos se ha convertido en el "nuevo partido de la oposición". Se dirigió a los socialistas asegurando que "el problema es que están más cerca del PP que de nosotros".

Antonio Hernando se convirtió en la principal diana de las criticas de Iglesias: "Ha abrazado el marxismo de Groucho Marx, el de 'estos son mis principios pero si no le gustan, tengo otros'", comenzaba Iglesias para después decirle irónico que "tuvo que ser muy duro descabalgar a Pedro Sánchez y seguir de portavoz".

Iglesias destacó después que la decisión de los socialistas de "entregar" el Gobierno al PP "es histórica" porque supone el "fin del régimen del 78" y es una "demostración de la crisis del actual sistema de partidos". Frente a ello, presentó a Podemos como la fuerza del "futuro": "Hay un enorme contraste entre el pasado que representan ustedes y el futuro", insistió el líder morado.

El PNV, Ciudadanos y la Cruz de Borgoña

Iglesias también se refirió al PNV desde la tribuna asegurando que "parece que las dos únicas instituciones tradiciones que sobreviven en España son la monarquía y el PNV, bien unidos por la Cruz de Borgoña". "Aitor Esteban se sonríe porque sabe lo que significó esta cruz para los viejos gudaris vizcaínos. El señor Rivera a lo mejor lo busca en Google", aseguraba en tono irónico cargando contra el presidente de Ciudadanos. "Vaya gilipollas", comentaba en voz baja Albert Rivera desde su escaño, imagen que fue captada por las cámaras.

Abandonan el pleno

La segunda polémica del día la protagonizaron los diputados de Podemos casi acabado el Pleno. Los dirigentes morados abandonaban el Hemiciclo después de que Rafael Hernando asegurase que, desde la formación de Pablo Iglesias, se había "usado el nombre de España para ponerse a la venta de dictadores y Regímenes extranjeros como el de Venezuela o el de Irán". Iglesias se levantó y pidió entonces un turno de palabra por alusiones. Ana Pastor decidía denegarle la replica y continuar con el Pleno.

Cinco minutos, el timbre de las votaciones sonaba en el Congreso por lo que los diputados tenían que volver de nuevo en el Hemiciclo para poder votar "no" al PP. El numerito no terminó ahí. Una vez finalizada la sesión, Podemos se dirigió al Registro para presentar una protesta contra la presidenta del Congreso, Ana Pastor.

A continuación