Errejón no podrá evitar la "purga" de Teresa Rodríguez e Iglesias en Andalucía

Eso es lo que puede deducirse de la actual división del errejonismo andaluz entre Begoña Gutiérrez y Carmen Lizárraga.

Pedro de Tena (Sevilla)

Se ha señalado que la división esencial en Podemos Andalucía parte de una discrepancia entre Íñigo Errejón y su amigo, Sergio Pascual. Mientras éste apoya la candidatura de Begoña Gutiérrez, el primero ha mostrado preferencias por Ahora Andalucía, que encabeza Carmen Lizárraga. La primera es líder indiscutible de Podemos en Sevilla mientras la segunda es, desde febrero, presidenta del grupo parlamentario de Podemos en Andalucía.

Con esa herida esencial, es casi imposible que la corriente errejonista pueda terminar con la hegemonía del radicalismo de los "anticapitalistas" de raíz trotskista que lideran Teresa Rodríguez y su compañero, José María González, Kichi. De no haber acuerdo de última hora, las opciones de Errejón en la dirección nacional de Podemos podrían verse seriamente afectadas dado el peso andaluz en el conjunto de la organización.

El plazo para presentar las candidaturas de una discutida Asamblea Ciudadana, la segunda, terminaba este domingo y según Europa Press, al cierre del plazo oficial, había tres candidaturas: la liderada por la secretaria general, Teresa Rodríguez, Por una Marea Andaluza; la respaldada por el diputado y exsecretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual, y la parlamentaria andaluza, Begoña Gutiérrez, Andalucía, Plaza a Plaza; y la impulsada por la presidenta del grupo parlamentario, Carmen Lizárraga, y la portavoz adjunta, Esperanza Gómez, Ahora Andalucía.

De este hecho, cabe concluir que los errejonistas no han logrado llegar a un acuerdo que les permita acudir a la II Asamblea Andaluza con una sola candidatura. Según El Mundo, el reparto de los puestos en la lista fue un obstáculo insalvable de cara a una unión entre Andalucía, plaza a plaza y Ahora Andalucía, algo que va a complicar enormemente las posibilidades de que alguna de ellas sea elegida frente a Rodríguez, la gran beneficiada por la división entre sus críticos.

Hace sólo unas semanas se barajaba la posibilidad de una fusión de ambas opciones con Carmen Lizárraga de líder común, pero como suele ocurrir en los partidos de la "casta", han sido los puestos y los cargos lo que se ha cargado la inicial confluencia. Según El Diario, Andalucía plaza a plaza acusó a Ahora Andalucía de querer meter a los cinco nombrados a dedo en los siete primeros -con asiento en el Consejo Ciudadano Andaluz (CCA) garantizado- en lugar de intercalarlos con los elegidos en primarias en cada provincia.

Además, ni siquiera había acuerdo sobre cómo realizar el censo para esas primarias, porque Ahora Andalucía sospechaba a su vez de que Andalucía plaza a plaza quería garantizarse el control de los votantes para imponer a los suyos en los primeros puestos.

Lo cierto es que la alianza entre los partidarios de Pablo Iglesias y los radicales de Echenique y Rodríguez, entre otros, permite adivinar la cercanía de una gran purga tras la celebración de esta Asamblea Ciudadana que tratará de eliminar a la disidencia errejonista.

Rodríguez ya calificó de "agotamiento" lo que sufre la actual dirección andaluza de Podemos donde carece de la mayoría suficiente y pretende una "refundación", aprovechando las presencias institucionales en Cádiz y Sevilla, la ayuda inestimable de Pablo Echenique, que dirige la organización en Madrid y el apoyo de radicales como Diego Cañamero y sectores de otros sindicatos afines como USTEA, de donde procede la propia Rodríguez, e incluso de la CGT, de tendencia anarcosindicalista.

A continuación