Play

Amplia mayoría del grupo socialista a favor de la "abstención en bloque" y con "disciplina de voto"

En la reunión de grupo en el Senado entona el mea culpa: "Somos los dirigentes los responsables de no debatir algo prohibido".

Ketty Garat

Una amplia mayoría del grupo parlamentario reunido en el Senado se ha posicionado nuevamente en contra de evitar terceras elecciones. Pero a diferencia de lo ocurrido en la reunión en el Congreso, ésta vez sí se han atrevido a ponerle nombre: abstención en bloque de los 85 diputados y que se haga imperar la disciplina de voto en el grupo. Así se han pronunciado la mayoría de las intervenciones a puerta cerrada en la sala Europa de la cámara alta.

Tan sólo tres críticas, frente a 27 turnos a favor, que han protagonizado la magistrada, Margarita Robles, el diputado, Odón Elorza, y el representante del PSC, Marc Lamuá, que ha dejado la siguiente frase: "cuando se hinca la rodilla, ha dicho lamua, es más fácil quedarse así que levantarse".

Fernández fija el rumbo

El presidente de la gestora había prometido que no habría una propuesta política de la gestora de cara al Comité Federal del PSOE. Pero en la reunión del grupo parlamentario socialista en el Senado, Javier Fernández ha dejado clara nuevamente su propuesta política: abstención como "mal menor" y "sabiendo que abstenerse no es apoyar".

Haciendo esa pedagogía, Fernández encaró abiertamente esa "disyuntiva: elecciones o abstención" y abogó por enfrentarse a este debate con responsabilidad y lealtad porque "si no lo hacemos estaríamos faltando al respeto a la gente y, por tanto, a la verdad". Una responsabilidad en la que marcó distancias entre el PSOE y Podemos al reconocer que "no hay alternativa, es falso" y "la abstención sólo es posible en democracia cuando no hay alternativa".

Un dilema entre "cambio o casta" al que arrojó Pedro Sánchez al PSOE que ha intentado desmontar el presidente de la comisión gestora haciendo autocrítica: "Fuimos los dirigentes los responsables de no debatir y no encarar el debate como si éste estuviera prohibido".

Dejó claro que es la única alternativa posible sin poner paños calientes sobre la situación del PSOE: "El edificio del PSOE está muy dañado, nos queda el solar". Situación en el partido que comparó incluso con la situación posterior a la de la Guerra Civil española: "Después de la Guerra Civil el PSOE salió roto".

A continuación