Lucía Méndez se lanza a la yugular de Javier Fenández por llamar Caifás a Pablo Iglesias

Parece que el lío se aclara y pronto habrá gobierno.

Pilar Díez

El Mundo dice que "Fernández empuja al PSOE a investir a Rajoy el domingo 30". El editorial no las tiene todas consigo. "En estos momentos no está claro que la gestora que sustituye a Pedro Sánchez vaya conseguir cambiar el mandato de no permitir ni por activa no por pasiva un Gobierno del Partido Popular", dice. "No le quedan jornadas fáciles a Javier Fernández". No, menudo marrón que le ha caído al pobre. A Lucía Méndez no le cae bien el asturiano. A la periodista más podemita de El Mundo le ha dolido que Javier Fenández se meta con su querido Pablo y le compare con Caifás. Caifás es "el malo malísimo, el gran cobarde de la Pasión que llevó a Cristo a la cruz. Llamar a alguien Caifás era lo peor. Traidor, cobarde, conspirador, cínico, soberbio. Parece definitivo que Javier Fenández tiene algo contra Pablo Iglesias". Lo que le tiene es perfectamente calado. Lucía se lanza a la yugular del socialista cual primo de Zumosol de Pablo. "Con permiso de Javier Fernández, Caifás podría ser aplicado a otros personajes que han participado en los últimos acontecimientos del PSOE. No hace falta salir del partido para encontrarlos". Tranquila, mujer, que Pablo Iglesias sabe defenderse solito. Por el contrario Santiago González está admirado con Fernández. "El presidente de la gestora gana puntos por momentos. Es, en mi opinión, el dirigente más capacitado que les ha tocado a los socialistas en mucho tiempo (…) Al peor secretario general que ha tenido el partido lo ha sucedido un tipo que tiene el don de la palabra y se expresa como un socialista clásico". Federico Jiménez Losantos comenta la nueva amistad surgida entre Pablo Iglesias con la casta corrupta de Convergencia. "Los que iban a acabar con los privilegios de la casta política defienden el aforamiento, búnquer de la corrupción partidista: y los que iban a defender al pueblo se unen a los que quieren liquidar la soberanía del Pueblo Español, con un plebiscito en el que el pueblo español no puede participar". Quién lo iba a decir, Podemos haciendo migas con la derecha corrupta catalana del tres por ciento.

El País dice que "el Rey ve despejado el camino para la investidura". Al fin. El País ve unas grandes diferencias entre Puigdemont y Artur Mas. "La música" de Puigdemont suena "sugerente", no como la "dialéctica frentista de su antecesor", dice. "El estado debiera escuchar, encontrar elementos que desbloqueen la enquistada cuestión catalana". "Ahora bien, para que haya diálogo Puigdemont debería desistir de sus condiciones exorbitantes" que parecen "ultimátum". "El diálogo no puede reducirse a discutir el modo de facilitar la secesión, sino abrirse a todo, a horizontes de autonomía profundizada, federales, plurinacionales o incluso confederalizantes, a un nuevo y distinto modo de vivir juntos, libres, y solidarios. Y segundo, el Estado nunca debe negociar bajo la presión de un calendario impuesto". El País no se ha enterado de nada. Puigdemont quiere lo mismo que quería Mas. Un referéndum. Y punto.

ABC celebra el 12-O. "España se celebra con orgullo". Dice el editorial que "la amenaza del separatismo y el populismo va mucho más allá de sus absurdas pataletas demagógicas y despectivas con motivo de la Fiesta Nacional". Este año se han unido a la tontuna generalizada de la izquierda Iglesias, Carmena y la pandi podemita . "Viven de la conflictividad permanente y sistemática". Son como niños, sólo quieren llamar la atención. "La gestora de Javier Fernández ha roto todos los cauces de entendimiento con Iglesias que sí alimentaba Sánchez". Según ABC este es el camino. "Podemos no es un partido al uso, sino un movimiento populista de extrema izquierda que aspira a demoler las bases del sistema democrático y constitucional para erigir sobre sus ruinas su desastrosa utopía social". Fenández hace bien. "No es posible pactar con quien no es tu adversario, sino tu gran enemigo político". Con lo felices que se las veía Pablo cuando estaba Pedro.

La Razón dice que "Rajoy quiere que se vote el 30 para evitar una investidura a la catalana". El editorial está dedicado a la fiesta nacional. "Ya hemos dicho que a nadie se le impone el patriotismo ni se le exige demostrar afectividad hacia los símbolos nacionales, pero sí se puede pedir, al menos, respeto a la nación española y al conjunto de valores que la representan. En los actos de hoy faltarán, como años anteriores algunos representantes políticos. Unas ausencias estarán justificadas; otras solo reflejarán el frentismo, ese abrir trincheras ente los ciudadanos con que justifican sus proyectos políticos". Bah, ni caso, estamos acostumbrados. Ussía, con mucha osadía se confiesa y se condena a "pena de muerte". "Amo apasionadamente a España (…) Me siento profundamente español". "Soy monárquico", "soy del Real Madrid", "soy admirador sin límites de los militares". "Soy aficionado a los toros", "me gusta la caza", "no soy homosexual", "soy católico" y "a pesar de mi cara de oveja tuve mucho éxito con las mujeres". También afirma que "canto muy bien" y "me baño o ducho todos los días". Eso está bien, así estarás aseado cuando los de Podemos vayan a por ti.

A continuación