Pedro Sánchez ya tiene a su Frankenstein esperando en la torre

Segundo simulacro de investidura en menos de un año. Rajoy sale a escena y a Sánchez le cae la del pulpo.

Pilar Díez

El Mundo dice que "El 'no' sigue siendo 'no'", en referencia a Sánchez. Todo un descubrimiento. "El inmovilismo de Sánchez conduce a la investidura al fracaso y prorroga la incertidumbre política". "Rajoy asume que sólo podría ser presidente tras las elecciones vascas y gallegas", allá por el mes octubre y podría ser o no, no vayan a creer. A Pedro Sánchez le llueven tortas hasta en el carné de identidad. El editorial dice que "la obstinada respuesta, no por esperada, deja de ser frustrante". En su intervención de ayer Sánchez dejó claro que "el obstáculo es Rajoy". "En un tono desafiante" y disfrutando como un enano, por cierto, "acusó a Rajoy de chantajear al PSOE". Estos dos un día llegan a las manos. "Empecinado en el error, Sánchez antepone sus intereses partidistas a la gobernabilidad nacional". Vamos, como Rajoy. "La irresponsabilidad del secretario general de los socialistas le lleva a frivolizar con respuestas enigmáticas" sobre si va a presentar su candidatura con Podemos y otros aliños. Anson llama a Pedro Sánchez "cerril". Y como es académico, nos ilustra con la definición del diccionario de la Real Academia Española de la palabra cerril: "Dicho de una persona: Que se obstina en una actitud o parecer sin admitir trato ni razonamiento". Ah, pues este país está plagado de cerriles. El de Sánchez es "no, no y no", pero que se ande con ojo, "el cerrilismo de Sánchez se enfrenta con la habilidad de Rajoy que negocia a tres bandas y presiona por los cuatro costados". Hagan sus apuestas. Arcadi Espada profundiza en el cerrilismo de Sánchez, lo psicoanaliza, busca sus esencias, sus motivaciones. "El no y no socialista no conlleva ninguna afirmación, ninguna alternativa, ningún proyecto. Es el no del nihilismo. El enfermo terminal que se da la vuelta en la cama". Como Arcadi no es académico no nos aporta la definición de "nihilismo" de la RAE, así que se la digo yo -buscando en Google, no se crean-. Tiene dos acepciones: "1. Negación de todo principio religioso, político y social. 2. Negación de un fundamento objetivo en el conocimiento y en la moral". Puf, muy complicado. Yo me quedo con lo del enfermo y la cama de Arcadi que se entiende a la primera.

El País dice que "Rajoy llega a la investidura sin votos y Sánchez sin alternativa". "El líder socialista sigue sin aclarar qué hará para evitar nuevas elecciones". Bueno, es que en El País son un poco cortos de entendederas porque ayer enseñó bastante la patita. Tan cansina resulta ya la cosa que ni se molestan en editorializar para convencer a Sánchez. El País publica hoy, también como Publicidad, la segunda entrega de firmas "por un acuerdo del PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos". Aparecen, entre otros, Baltasar Garzón, Fernando Tejero, el portero de Aquí no hay quien viva, Jorge Sanz, al que definen como "galán", y hasta Joaquín Sabina y Miguel Ríos. ¿Y Víctor Manuel y Ana Belén dónde andarán? Como la otra vez, incluye firmas de trabajadores, desde técnicos de robótica hasta sastres, peluqueros y carniceros. Y con la deferencia de dejar un apartado especial para "jubilados/as", todo un detalle con la tercera edad.

ABC dice desilusionado que "Sánchez se enroca en el NO". Y vuelven a implorar a los barones y a la vieja guardia. En el editorial dice que "A Sánchez le pierde su obsesión por impedir la formación de un gobierno de centro-derecha en España, y la tentación de intentarlo con Podemos para presidir a toda costa un Ejecutivo en precario". Para ABC no hay dudas ni enigmas. "Ayer abrió claramente esa puerta". Y se agarra como a un clavo ardiendo al viejo PSOE. "Cabe una tercera opción previa a la convocatoria de comicios, pero es remota y se diluye por días: que los barones socialistas discrepantes de Sánchez le impongan la abstención". ¡Susanaaaaaa! "Sin embargo, sus silencios demuestran que de momento carecen de fuerza suficiente para plantear una rebelión sin causar un cisma depurativo en el partido". Ignacio Camacho tampoco lo ve. "Los disidentes no se plantarán". "Por tacticismo, por miedo a significarse o por una errónea idea de la cohesión orgánica y la lealtad partidaria". O por no quedarse en la puñetera calle, no te joroba, pues como en el PP.

La Razón no tira la toalla. "Rajoy lo volverá a intentar con el PSOE tras la investidura fallida". Hoy Marhuenda está muy enfadado con Sánchez, aunque no tanto como con Rivera por convocar tarde las ruedas de prensa, dónde va a parar. "España vive políticamente condicionada por la situación de Pedro Sánchez, que busca sus supervivencia en el desgaste del adversario, por encima de cualquier consideración". Si Pedro "oculta otras opciones, lo decente, lo que se merecen los españoles, es que lo exponga claramente". A lo mejor es que ha copiado el manejo magistral de los tiempos que tanto le gusta a Marhuenda. Lo del maltrato diario a Rivera lo deja para "El Submarino". "Don erre que erre". Dice que los periodistas están cabreados porque el líder de Ciudadanos convocó ayer a las 19.00 horas de la tarde, "lo cual contradice la voluntad de conciliación como una de sus banderas" de acabar las jornadas laborales a las 18.00 horas. Qué barbaridad. Pues se va a enterar mañana con la sesión de investidura que ha convocado Rajoy por la tarde. Sólo Ely del Valle da la razón a Sánchez. "La reunión de ayer con Rajoy era perfectamente prescindible, más que nada porque ya se sabía lo que se iban a decir el uno al otro". Sólo hay una novedad. "El guapo" de Fernández Vara, ese que podría oponerse a Rajoy con 170 apoyos ha aparecido. "El guapo en cuestión ha sido el suyo". Hombre, monillo es, pero guapo, guapo... En fin, todo va en gustos.

A continuación