El tren de la independencia: así adoctrina a los niños la ANC

La Assemblea Nacional Catalana organiza "fiestas" infantiles con coros y danzas separatistas.

Pablo Planas (Barcelona)

"Vine a jugar i ballar amb l'ANC". (Ven a jugar y bailar con la ANC). Este es el lema de las tres fiestas infantiles que ha programado la organización separatista en el distrito de Sant Andreu de Barcelona. Ya ha celebrado dos, con escaso éxito de participación. Se anuncian "talleres de maquillaje, burbujas de jabón, manualidades, globoflexia, canciones y danzas", pero en realidad lo que funciona es "el tren de la independencia", un "corro de la patata" trufado con las consignas del movimiento separatista: "¡In-inde-independencia!", uno de los gritos de guerra del "proceso", así como que Cataluña no es España y que la bruja se llama España.

Hay un tenderete de cachivaches "artesanales" y se percibe un denodado esfuerzo de los militantes por atraer a las criaturas del barrio y arrastrar a sus padres con globos y lapiceros independentistas.

El adoctrinamiento de los niños es una práctica muy extendida en Cataluña. En el canal infantil de la televisión autonómica se dispone de un "informativo" dirigido a los chiquillos y las fachadas de miles de escuelas están "decoradas" con un cartel que reza: "Per un pais de tots, l'escola en català", el lema de la entidad "Som Escola", que agrupa a docentes y padres separatistas. 

El Museo del Borne fue un centro de obligado peregrinaje para las escuelas públicas y concertadas de toda Cataluña. La versión separatista de la Guerra de Sucesión, tantas veces repetida en clase, también fue la lección del día de excursión para miles de niños y adolescentes.

Las burbujas de jabón les encantan a los niños. La burbuja separatista les envuelve con la bandera estelada, los cuentos sobre la bruja España y el tren de la independencia. Ni en vacaciones cesa la formación del espíritu "nacional". El voluntariado de la ANC es inasequible al desaliento y ni los más pequeños están a salvo.

A continuación