¿Qué está haciendo Pablo Iglesias?

Desde el partido explican que su líder está pasando unos días "descansando" aunque "muy pendiente de toda la actualidad".

Míriam Muro

La rueda de prensa que ofreció tras reunirse con Felipe VI el pasado 28 de julio ha sido una de las últimas apariciones públicas de Pablo Iglesias. Durante más de una semana, el secretario general morado ha permanecido apartado de los focos y no parece que esta situación vaya a cambiar en los próximos días. Este fin de semana, el líder de Podemos tampoco tiene ningún acto público previsto en su agenda.

Iglesias 'desapareció' tras reunirse con el monarca y ofrecer una rueda de prensa en el Congreso en la que se le pudo ver cabizbajo y desanimado. Actitud que arrastra desde el fracaso en las urnas del pasado 26 de junio. Atrás ha quedado ese líder de Podemos que sorprendía en sus comparecencias con giros inesperados y ninguneaba a sus rivales con tono socarrón y 'sonrisas del destino'.

Descansando y leyendo

Desde el partido de los círculos explican que su líder está pasando unos días "descansando" aunque "muy pendiente de toda la actualidad informativa". Tal y como se puede comprobar en sus redes sociales, también está leyendo. Álvaro Cunhal, Rafael Chirbes, Albert Sánchez Piñol... son algunos autores de los que está 'disfrutando' Iglesias en este retiro, tal y como  publica su cuenta de Twitter.

Los dirigentes de Podemos no se irán de vacaciones, pero sí que se han turnado durante este verano para poder disfrutar de alguna escapada. "Aunque siempre habrá algún portavoz de guardia", aseguran desde la formación.

Esperando

No se esperan sorpresas en las filas de Podemos en estos días, tan sólo las que puedan producirse por los diversos escándalos que rodean al partido. No intentarán tampoco tomar la iniciativa ya que aseguran que han entendido que "no es su turno, que es el de Mariano Rajoy".

Ahora lo que "toca", dicen, "es esperar". Aguardar a que el PSOE y Ciudadanos se muevan de sus posiciones. En el horizonte de Pablo Iglesias se vislumbra una abstención del PSOE. Si se produce este cambio de los socialistas, entonces podría volver a verse al Iglesias de hace unos meses autonombrándose líder del "principal partido de la oposición".

Dejando a un lado este asunto, en Podemos tienen otro problema que solucionar. Una cuestión que a Iglesias le "acojona", según indicó hace unas semanas en una charla que ofreció en los cursos de verano de la Universidad Complutense en San Lorenzo de El Escorial. Se trata encauzar esa "nueva etapa" que han abierto en el partido morado en la que quieren pasar de "partisanos a ejército regular".

Hasta el pasado 26 de junio, Podemos tenía un objetivo claro: ganar las elecciones generales. Se trataba de un sprint en el que la estrategia se marcaba pensando solamente en la cita con las urnas. Ahora, ha comenzado una carrera de fondo en la que, entre otras cosas, tienen que recomponer todo aquello que las prisas dejaron de lado, como el papel de los círculos en la formación. Pero también tienen que aprender a vivir el lado más institucional de la política, en el Congreso de los Diputados.

A continuación