Marhuenda, aterrado ante una "asonada" en Cataluña

Hoy la mayoría de la prensa vuelve a Cataluña y sus bravuconadas al no haber nada nuevo sobre la formación de Gobierno.

Pilar Díez

El Mundo redobla la presión. "La UE sancionará a España con 6.100 millones si no hay pactos. El castigo incluiría la vuelta de los hombres de negro". Solo le ha faltado mencionar al hombre del saco. El editorial trae pocas novedades, pero tampoco se le puede reprochar, vivimos en un bucle. "Una formación nuclear del sistema democrático como el PSOE debe abstenerse por responsabilidad de Estado en la investidura de Rajoy para dejar que el Gobierno eche a andar. Hasta las últimas encuestas confirman que la inmensa mayoría de los simpatizantes socialistas prefiere esta opción al sinsentido de unas terceras elecciones". Por pudor, no nos hablen de encuestas. "Por su parte, el líder de Ciudadanos debe trasformar ya la abstención en un voto favorable, lo que desatascaría la situación y empujaría también al PSOE a mover ficha. Es la opción más sensata y coherente con la filosofía de quienes han votado a Rivera". Carlos Cuesta aprieta un poco más. "Si Sánchez lleva a otras elecciones, sus votantes más radicales lo rechazarán por no haber permitido un frente popular, los más moderados, por no haber aprovechado la necesidad de apoyos del PP para lograr prestaciones, reformas reales de corte socialista, en una negociación con Rajoy". Y también a Rivera. "Ha preferido estar más pendiente de pedir la cabeza de Rajoy. Una estrategia tan pobre y desequilibrada, que ha hecho que hasta la critica interna a Rajoy se haya difuminado ante el esperpento de sus contrincantes. Rivera se queja ahora de que el PP va a por él". ¿Ahora? El PP siempre ha ido a por él. Y por cierto, Carlos ¿cuándo ha habido crítica interna a Rajoy? Debía estar yo de vacaciones, revisaré la hemeroteca.

El País abre con Cataluña. "El Constitucional suspende la vía independentista del Parlament". El editorial dice que no fue ninguna sorpresa, pero, ojo, Forcadell "merece un varapalo político, aunque no la calificación de criminal". Con unos azotitos por desobediente basta. "Huelga la propuesta de iniciar un proceso penal a la presidenta. Porque si es políticamente incontestable que incumplió su deber, no es obvio que esa irregularidad encaje jurídicamente con el tipo penal de desobediencia. Ademas, crear mártires es inútil (...) La señora Forcadell ni es ni debe ser Juana de Arco". El País siempre con pies de plomo.

ABC dice que "el TC se plantea por primera vez la vía penal contra Forcadell". El editorial cree que lo del TC se quedará en agua de borrajas. "Carmen Forcadell y el resto de implicados tiene 20 días para justificar lo injustificable. Mientras los autores de este plan premeditado de destrucción del orden constitucional sigan en sus cargos, ejerciendo sus funciones y disfrutando de sus aforamientos y prerrogativas parlamentarias, las decisiones del TC corren el riesgo de no ser más que papel mojado". David Gistau habla sobre la situación política. "Es tan delirante que para poner en marcha el cronómetro si nadie se presenta a una investidura y evita así que nos quedemos bloqueados de por vida, los personajes cenaculares de La Moncloa, empiezan a hablar de un candidato técnico. Es decir, de un voluntario elegido al azar -un ujier, un sargento de Artillería, un tertuliano aúlico, don Vicente del Bosque o una animadora de los Lakers- que se presente para perder haciendo el servicio de que empiece la cuenta atrás hacia las terceras. La España actual merece que se repitiera el mito de Mr. Chance resultando elegido en segunda votación ese candidato técnico. Por favor, que sea la animadora de los Lakers". Eh, eh, a votación por internet.

La Razón: "Desacato soberanista al TC". Menuda novedad. Marhuenda, o sobreactúa o está aterrado. "El Estado y el conjunto de la sociedad española debemos resistir ante este ataque, cuyos precedentes nos trasladarían a los peores momentos de nuestra historia política, los de las asonadas y las insurgencias patrióticas. Ésa es la realidad de los hechos que los catalanes no deberían olvidar". ¿Y qué quieres, Marhuenda? ¿Que mandemos al ejército? Toni Bolaño avisa: "el choque de trenes ya está aquí". Hombre, por fin, con la de tiempo que llevábamos esperándolo.

La Vanguardia dice que "el TC suspende la ruptura pero enfría al vía penal". A juzgar por el editorial, está feliz. "El TC no entrará en el fondo de la cuestión hasta después de la Diada. No hay que ser extremadamente perspicaces para adivinar que en la resolución aprobada ayer por unanimidad late el propósito de atemperar el clima político y de evitar un ambiente de drama ante la celebración del onze de setembre. Si alguien confiaba en que el Tribunal Constitucional echase más gasolina al fuego, se ha equivocado". ¿Entonces no hay choque de trenes? Qué desilusión.

A continuación