La gestión de la Junta del bienestar andaluz, en entredicho

La sanidad y educación en Andalucía no se encuentran al mismo nivel medio que en el resto de España.

Pedro de Tena (Sevilla)

Aunque el bienestar de una sociedad depende de muchos factores- desde las libertades esenciales a las carreteras pasando por la creación de empresas para evitar el paro- se cree comúnmente que lo que se llama el Estado del bienestar pivota sobre tres ejes: sanidad, educación y prestaciones sociales- pensiones de jubilación, de desempleo y de asistencia social-. Pues bien, la Junta de Andalucía tiene competencia sobre dos de ellas, sanidad y educación. Según el Partido Popular andaluz y algunas asociaciones profesionales, están entre las peor gestionadas de España. Además, en la región no se reduce el paro al ritmo de la media nacional.

La portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Carmen Crespo, denunció ayer que en Andalucía desde enero de 2012 a enero de 2016 se han perdido un total de 7.379 efectivos en Educación y un total de 5.556 en Sanidad. Concretamente, ha explicado que de los 11.082 profesionales en Educación que se han perdido en España, el 66% corresponde a Andalucía.

Crespo aludió al recorte de las horas y docentes en el plan estrella de bilingüismo para el próximo curso y subrayó que numerosos directores de colegios e institutos que imparten enseñanza plurilingüe y bilingüe recibieron una carta de la Administración que contenía la reducción de un docente por centro para el próximo curso académico- 2016/2017- con respecto al anterior.

Según dijo, "directores y profesores de Andalucía temen que se pierdan entre 800 y mil efectivos el próximo curso por la eliminación de las horas lectivas adicionales para el profesorado que imparte su materia en lengua extranjera en los 947 centros bilingües públicos". Recuérdese que el bilingüismo escolar público, que ya existe en Madrid desde hace años, aún no ha llegado a toda Andalucía.

Igualmente en la sanidad andaluza se mantienen contratos "sumamente" precarios, denuncia fundamentada en los datos exhibidos por el Sindicato Médico de Andalucía: precariedad de contratos, a mitad de jornada y sueldo, e incluso de casi un 70% de recorte de jornada y sueldo.

Un verano de infarto en la sanidad andaluza

Recoge hoy La Razón los resultados del examen clínico de la sanidad andaluza que hace el Sindicato Médico de Andalucía. En él afirman los profesionales que el servicio andaluz de salud no será servicio de salud en verano.

A "la escasa sustitución de los profesionales", que "no superará el 45 por ciento", lo que implica que uno de cada dos efectivos será reemplazado. No ha existido un "aumento en las contrataciones de facultativos" este año, éstas son "similares" a ejercicios anteriores e incluso en algunos hospitales "han disminuido".

Sólo en atención primaria, la puerta de entrada al sistema sanitario, "ese porcentaje es algo mayor", así como en algunos puntos de la costa que incrementan mucho su población en verano y en los que "sí hay más sustituciones e incluso se eleva el número de médicos".

En general, se contratan facultativos al 50 y 33 por ciento de jornada para cubrir las vacaciones de sus compañeros y eso hace que muchos médicos formados en Andalucía acaben trabajando en otras comunidades. En Huelva, por ejemplo, 22 médicos de familia se han ido ya a Badajoz porque les hicieron una oferta en mayo, mientras las del SAS, que suelen ser peores, no llegan hasta junio como mínimo.

Además, sigue diciendo el Sindicato Médico "se cierren muchos recursos, como camas –se clausurarán más del 30 por ciento–, quirófanos, consultas, centros de salud, éstos por las tardes...", lo que, a su juicio, "viene a agravar una situación ya de partida no muy buena, como es la que tiene la sanidad pública andaluza".

En estos meses de asfixia, por el clima y por la tijera, el SMA afirma que "se perderán unas 10.000 intervenciones programadas en hospitales –en los que además se dejarán de hacer casi un millón de consultas externas de especialidades– y unas 40.000 ambulatorias". A ello cosen que, el número de consultas en el aire en atención primaria, filtro y nexo de unión con la asistencia hospitalaria, "superará las 200.000". De hecho, aseveran que los médicos de familia en ese último ámbito, "deben atender hasta a tres cupos" y en muchos casos delegan en residentes. Y hay más, "miles de pacientes tienen que desplazarse varios kilómetros" para ser observados, diagnosticados o curados, "debido al cierre de los centros de muchas poblaciones”.

Tan grave debe ser la situación que el Sindicato Médico la califica de "cierre patronal". Pero el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha anunciado que destinará 70,7 millones para las contrataciones necesarias dentro del mencionado plan estival que se ha diseñado con "criterios técnicos".

El paro no baja al ritmo nacional

Aunque el seguro de desempleo es un factor de bienestar, el más importante elemento de bienestar es la existencia de empleo real y suficiente. El PP lamenta que en Andalucía el paro descienda a un ritmo más lento que el conjunto de España, lo que no permite reducir el diferencial de paro andaluz con respecto a la media nacional desde hace más de 30 años.

Mientras el paro desciende en el conjunto de España a un ritmo anual superior al 8,5%, el mejor dato desde el año 1.999, mientras que en Andalucía el ritmo de descenso sigue siendo todavía inferior, de un 7,5%.

En la actualidad hay casi un millón de parados menos en España que en junio de 2013 y un recorte del paro registrado de casi un 21%. Mientras, en Andalucía hay 139.262 parados menos, un descenso de solo el 13%, lo que supone 8 puntos menos que la media del conjunto de comunidades.

La portavoz del PP, Carmen Crespo, indicó que "con Díaz no solo no se reduce el eterno diferencial de paro, sino que la brecha aumenta y la proporción de parados andaluces en el total español aumenta. Hace 3 años los parados andaluces representaban el 22% del total de parados y hoy son ya el 24,5%".

Además, Crespo ha resaltado algunos ejemplos de la mala gestión de Díaz al frente del Gobierno andaluz.Ha subrayado el caso de los incumplimientos con los compromisos de pago de los centros especiales de empleo, algo que pone en peligro los puestos de trabajo de más de diez mil personas con discapacidad. "Díaz adeuda en torno a 40 millones y no ha aprobado nuevas subvenciones para el mantenimiento del empleo en 2015 y 2016", ha lamentado.

A continuación