Cuatro policías 'resucitan' a un ahorcado y se lía a golpes con ellos

El jóven, con problemas mentales, se intentó suicidar tras discutir con su novia.

Libertad Digital

La comisaría de policía de Coruxo (Vigo) dio a conocer este miércoles un rescate de lo más peculiar sucedido el pasado 14 de junio, según informa La Voz de Galicia, en el cual agentes de la policía y bomberos evitaron que un joven se suicidara.

El joven, de 120 kilos y con problemas mentales, se había encerrado en un garaje después de despedirse de su novia tras discutir con ella. El suicida había amenazado con ahorcarse si veía a las fuerzas de seguridad aparecer, por lo que la policía dijo que tuvieron que aparcar a "50, 100 o 200 metros para que no nos viese". A las 10 de la mañana, cuatro policías y seis bomberos acudieron al lugar mientras él terminaba de preparar una soga para ahorcarse.

Los bomberos tuvieron que reventar la puerta con una "pinza de excarcelación" y arrancaron con la mano la chapa, quedando un hueco por el que sólo cabía un agente. En el momento en el que pudieron entrar, el cuerpo del joven colgaba de la soga. "Comprobamos las constantes vitales. En un primer momento no respondía, si bien al hacerle un compañero presión en el cuello empezó a jadear y vimos que intentaba respirar" explicaba un policía a La Voz de Galicia.

A pesar de ayudarle, el joven prestó resistencia a los agentes, revolviéndose y dando patadas a todos a su alrededor, así que estos le tuvieron que envolver las piernas con cinta de embalar. Finalmente, una ambulancia lo trasladó a una unidad psiquiátrica de un hospital.

A continuación