Rocían Pamplona con un líquido que salpica la ropa a quien orina en la calle

El Ayuntamiento de Pamplona se ha propuesto evitar que la gente orine en la calle durante los sanfermines con un agresivo producto.

LD/Agencias

El Ayuntamiento de Pamplona va a aplicar estos sanfermines un repelente de orina en varios puntos de la ciudad para evitar los olores y la suciedad que se acumulan en las fiestas "por estas conductas incívicas".

Según ha explicado en un comunicado el consistorio, el repelente, que se aplicará en una superficie de unos 500 metros cuadrados, consigue que la orina rebote en la fachada y manche los pantalones y el calzado de quien micciona en la vía pública.

El producto, denominado CK-Splash Back, de reciente creación, ya se ha probado con éxito en Vitoria, Miranda de Ebro, San Sebastián, Hernani o Santander, aunque son necesarias para su aplicación y efectos temperaturas superiores a los 10 grados.

El Ayuntamiento calcula que los orines en San Fermín le cuestan a la ciudad unos 10.000 euros en gastos de limpieza y desinfección, además de la mala imagen que proyecta. El año pasado solo en San Fermín se multó a 76 personas y durante todo 2015 esa cifra ascendió hasta 614. La sanción económica por orinar en la vía pública es de 300 euros, que se reducen a la mitad, a 150, en caso de pronto pago.

A continuación