La jefa de la 'Oficina Antifrau' se estrena cancelando un curso sobre medios y corrupción

Primera decisión de la nueva directora del "antifraude" catalán: cancela un seminario relativo a la responsabilidad del periodismo en la corrupción.

Pablo Planas (Barcelona)

El CUIMPB (Consorcio Universitat Internacional Menéndez Pelayo Barcelona)-Centre Ernest Lluch, es el extraño nombre de la organización que había programado el curso "El papel de los medios de comunicación en la lucha contra la corrupción" en Barcelona, uno de los seminarios estrella de su programación veraniega de la Ciudad Condal.

La Oficina Antifraude catalana era la muñidora del sensacional evento en la zona cero del tres por ciento y el periodismo al servicio de la "nación". Pero el curso se ha caído del cartel y no se celebrará por "causas ajenas" al CUIMPB-Centre Ernest Lluch, nombre del consorcio formado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, la Diputación de Barcelona, el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), del Ayuntamiento, y la fundación a la que da nombre el político asesinado por la banda terrorista ETA en Barcelona el 21 de noviembre del año 2000.

El programa y justificación del curso, que debería haber comenzado el 6 de julio, son accesibles todavía en la web de la "Oficina Antifrau", si bien bajo el aviso de que ha sido suspendido. El parlamento catalán acaba de cesar al director, Daniel de Alfonso, tras el escándalo surgido a raiz de la filtración de sus conversaciones con el ministro del Interior en funciones Jorge Fernández Díaz. Pocas semanas antes de la aparición de las grabaciones y en presencia del presidente de la Generalidad, Carles Puigdemont, De Alfonso recibía la medalla de bronce con distintivo azul de los Mossos dEsquadra, un galardón que ponía de relieve las buenas relaciones y oficios del exdirector de la Oficina.

La cancelación del curso ha sido la primera decisión de la sustituta de De Alfonso, Maite Masià, exdirectora del Institut Català de l'Energia, organismo dependiente de la consejería de Economía, y directora adjunta de la Oficina desde 2014 por designación directa del recién cesado.

Masià no cuadra con la hipótesis de que De Alfonso estaba al servicio del PP, pues se trata de una persona que aparece en el sumario del caso ITV sobre la concesión irregular de estaciones de inspección técnica de vehículos en Cataluña, un expediente que afecta a Oriol Pujol y en el que Masià era un contacto preferente de los socios del hijo de Jordi Pujol dedicado a la política, según las conversaciones telefónicas obtenidas con mandato judicial por la Guardia Civil. También fue la autora de un polémico informe que negaba la financiación ilegal de CDC a través del Palau de la Música. Y en sus tiempos en el Institut encargó varios contratos a empresas de los Sumarroca, amigos íntimos de los Pujol, sin concurso público.

El curso se esperaba con inusual interés en esta clase de actividades, dado el imprescindible papel de los medios de comunicación catalanes en materia de corrupción, unos medios que en su inmensa mayoría y durante tres décadas dieron cobertura al sistema del tres por ciento, que hicieron de Pujol un ejemplo de moralidad pública, que silenciaban el ostentoso gusto automovilístico del primogénito de la pareja, Pujol Jr, y que sentaban las bases del "hoy paciencia, mañana independencia" del proceso separatista mientras acuñaban todas las acepciones de oasis para referirse al paraíso catalán y creaban el caldo de cultivo del "Espanya ens roba".

A continuación