El PSC vuelve al redil del separatismo

La dirección de los socialistas catalanes propone una reforma federal de la Constitución que reconozca a Cataluña como un Estado.

Pablo Planas (Barcelona)

En medio de los movimientos de PP, PSOE y Ciudadanos para la formación de Gobierno, el PSC ha anunciado que presentará en su próximo congreso, a celebrar principios de noviembre, una ponencia en la que apuesta por una reforma federal de la Constitución que implique el "el pleno reconocimiento del carácter nacional de Cataluña, de sus derechos históricos y de la singularidad de su autogobierno". En suma, un acuerdo de Estado a Estado.

En el caso de que una reforma constitucional de esas características no fuera aceptada en el resto de España, el partido que dirige Miquel Iceta plantearía la vía de Quebec (sobre la que versaba la tesis doctoral de Carme Chacón), es decir, un referéndum vinculante en el que sólo podrían participar los electores censados en Cataluña para "verificar el apoyo ciudadano a la secesión", según dicha ponencia.

La vuelta al redil del "derecho a decidir" y el separatismo tiene como marco la sangría constante de votos socialistas en las últimas contiendas electorales, tanto autonómicas (rebasados por Ciudadanos y los podemitas) como generales. El 20-D obtuvo seis diputados en Cataluña con 589.021 votos. Encabezaba la lista Chacón. El pasado domingo, con Meritxell Batet, mano derecha de Pedro Sánchez, al frente de la candidatura, se perdió un parlamentario por Lérida en favor del PP y más de veinte mil votos, ya que el PSC logró sólo 556.080. Ni siquiera la pérdida de votos de En Comú Podem (de 927.940 el 20-D a 845.356 del 26-J) contuvo el suelo de los socialistas catalanes, en los peores resultados de su historia.

Regreso al tripartito

Sin embargo, Iceta ha ordenado un giro estratégico para aproximarse a las teorías dominantes en el nacionalismo y la ponencia incluye el propósito de forjar una "Alianza Catalana de Progreso", una reedición del tripartito con ERC y los "comunes". También se asume la tesis del referéndum unilateral si la Constitución no reconoce la "bilateralidad" entre España y Cataluña y la "singularidad del autogobierno catalán".

El PSC pretende de esta manera superar el "callejón sin salida" de la política española y "apretar la tecla de reinicio", una especie refundación a la manera convergente.

A continuación