Los sobres del PP y las grabaciones en Interior salen a relucir en un Ayuntamiento marcado por la derrota de Podemos

El concejal Barbero sacó estos asuntos cuando el PP pidió el cese de su jefe de Gabinete, imputado por "resistencia a la autoridad".

Olivia Moya

La resaca electoral se dejó notar en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid. El fragor discursivo pasó a un segundo plano, salvo contadas excepciones, y la sesión transcurrió de una manera nunca vista en los últimos meses, acortándose de manera significativa: en poco más de dos horas de duración se dio carpetazo a casi una veintena de cuestiones.

Los resultados electorales obtenidos en la región –y muy especialmente en la ciudad de Madrid, donde Podemos ha perdido más de 107.000 votos- salieron a relucir durante la mañana y pesaron como una losa en el ambiente plenario.

"Enhorabuena a todos aquellos que habéis obtenido unos resultados de los que os podéis sentir satisfechos, pero en general enhorabuena a todos porque creo que estamos deseando que se supere este momento de interinidad, que se ha hecho tan largo, y que pronto podamos tener un gobierno", comenzó diciendo la alcaldesa, Manuela Carmena, quien este lunes había considerado que los datos electorales son "irrelevantes" de cara a las grandes operaciones en la ciudad porque Ahora Madrid no se presentaba a estos comicios.

Pronto encontró réplica en las filas populares. El portavoz adjunto del PP, Íñigo Henríquez de Luna, que fue el primero en intervenir, le contestó: "Nosotros sí creemos que Ahora Madrid se presentaba a las elecciones a través de Unidos Podemos, al que la absoluta mayoría de los miembros de su grupo municipal apoyaron de manera expresa; y si Ahora Madrid no se hubiera presentado a las elecciones difícilmente la Junta Electoral les hubiera anulado nada menos que cuatro actos y les hubiera abierto expediente sancionador por interferir en el proceso electoral".

"El resultado es un gran batacazo electoral para el Gobierno municipal de Ahora Madrid, que ha perdido el 33% de sus apoyos con respecto a las elecciones municipales del año 2015, doce puntos. Y es que el balance de gobierno que hacen los madrileños es una auténtica moción de censura a lo que ha sido un año de parálisis y, sobre todo, de sectarismo", remachó.

El incidente del jefe de Gabinete de Barbero

Así las cosas, la mayoría de los concejales del Ejecutivo de Carmena mostraron un tono más relajado, más pausado. No estaba el día para presentar batalla. Incluso Carlos Sánchez Mato, uno de los más combativos en las formas, mostró este martes su cara más amable. La excepción a este clima la encarnó el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias. No lo tenía fácil: la concejal popular Inmaculada Sanz le preguntó directamente si piensa destituir a su director de gabinete.

La noticia saltó la pasada semana. El diario El País informó de que la Policía había denunciado a Antonio Javier Fernández Cuba por desobedecer sus órdenes. Ocurrió a la salida del festival de música Mad Cool, cuando el cargo de confianza del edil de Seguridad –"con un fuerte olor a alcohol" y haciendo caso omiso de la señalización puesta por los agentes expresamente– invadió la calzada para parar un taxi.

Pero el incidente vino después, cuando los policías le indicaron que, debido a la gran afluencia de público, debía dirigirse a las paradas de transporte público a través de los pasillos peatonales establecidos. El director de gabinete de Javier Barbero mostró entonces "una conducta altamente alterada", según el informe. Comenzó a hacer aspavientos con los brazos. También empezó a levantar la voz a los agentes que intentaban razonar con él. "Se niega rotundamente en reiteradas ocasiones a transitar junto al resto de personas allí presentes, que sí lo hacían por las zonas habilitadas para ello", recogió el acta.

El incidente continuó por lo que se le pidió el carné de identidad para denunciarlo por una infracción grave a la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana. En concreto, se le imputó "desobediencia o resistencia a la autoridad o a sus agentes en el ejercicio de sus funciones, cuando no sean constitutivas de delito", recogida en el artículo 36.6.

Un "malentendido" según Barbero

Sin embargo, este martes Javier Barbero lo ha reducido todo a "un malentendido, un incidente sin importancia". El edil de Ahora Madrid obvió lo que aparece recogido en el acta policial e hizo pasar el suceso por una simple invasión de la calzada. "En ocasiones todos hemos ido andando invadiendo la calzada" e ironizó con el "hecho gravísimo" que supone esto, un hecho de "enorme repercusión social", cuando no es más que un "malentendido". "Yo mismo en alguna ocasión he cruzado un semáforo en rojo o he hecho caso omiso a una señal". Y señaló que no piensa destituirle.

No se quedó ahí, sino que sacó a relucir entonces el presunto dinero en B del PP o las grabaciones que afectan al ministro del Interior. "Hay niveles de ejemplaridad. Si yo hubiera repartido sobres de dinero extra procedente de una caja B alimentada por empresas que luego reciben adjudicaciones de las instituciones públicas, la ejemplaridad es nula. Nada que ver con saltarse una indicación de la Policía de no cruzar la calzada para coger un taxi", dijo.

Y afeó también la falta de congruencia que a su juicio tienen los concejales del PP con respecto al caso Fernández Díaz. "El mismo día [que se publicó en la prensa este incidente] salió cómo el ministro del Interior utilizaba las instituciones públicas y su propio cargo para defender intereses partidistas, para perseguir adversarios políticos que tenían una idea de la realidad muy distinta […]. Y yo pregunto, ¿han pedido ustedes su cese? Pues yo pido un mínimo de congruencia. Solicitar el cese de mi jefe de gabinete por no hacer caso de las indicaciones de un policía de no invadir la calzada para coger un taxi y mantener silencio el mismo día y los siguientes frente a un ministro del Interior del que se supone que nos ha de proteger y no nos ha de perseguir por actuar de manera diferente", reiteró una vez más Barbero obviando otra vez el hecho que se le imputa a su cargo de confianza y sacando a relucir una faceta bien conocida de la vieja política y que tantas críticas ha despertado: el "y tú más".

No tuvo derecho a réplica la edil popular, pero antes Inmaculada Sanz hizo hincapié en que desde Ahora Madrid, y en concreto desde su área de gobierno, "no pueden atacar de forma permanente a la Policía", en referencia al incidente por el que fue juzgado –y absuelto– el propio Barbero al llamar fascistas a un grupo de policías. Caen en "una nueva versión del 'no sabe usted con quién está hablando'", afeó la concejal del PP. "No es presentable que su jefe de gabinete se enfrente a la Policía Municipal en estado de desorientación a altas horas de la madrugada y que ésta tenga que multarle por desobediencia para evitar que provoque un altercado mayor".

"Ustedes no han desmentido ni una coma de la noticia que salió publicada en El País. Y si la noticia es cierta, su jefe de gabinete no puede permanecer ni un minuto más en su puesto porque es un atentado contra la dignidad de la Policía Municipal", apuntó.

"Su gestión en este año de la Policía es una suma continua de agravios y de despropósitos, pero todo tiene un límite y tienen que asumir responsabilidades". Pero si Fernández Cuba no dimite, "que ya sabemos que en su Gobierno no dimite nadie ni aunque esté condenado, deben cesarlo de inmediato". Y es que "ustedes no están por encima del bien y del mal. Los madrileños ya se están dando cuenta de cómo se las gastan y por eso han perdido uno de cada tres votantes estas elecciones".

Inmaculada Sanz pidió directamente a la alcaldesa que "tome cartas en el asunto" y destituya al jefe de gabinete de Barbero.

A continuación