Condenados dos trabajadores de una funeraria que eran amantes por planear un asesinato

La mujer también quiso matar a otro compañero de trabajo con quien mantenía una relación afectiva.

LD/Agencias

La Sala II del Tribunal Supremo ha condenado a trece años de cárcel a un hombre y una mujer, que eran amantes y empleados de una funeraria, por planear el asesinato del suegro del primero, que era un importante empresario. El plan criminal se frustró porque la persona a la que encargaron organizar el asesinato se lo contó a la Policía.

La mujer, Ana Belén E.G., es condenada a ocho años de prisión, por dos delitos de proposición de asesinato, ya que en su caso se ha probado que no sólo encargó acabar con la vida del suegro de su amante, sino también con la de otro compañero de trabajo con quien mantenía una relación afectiva. La pena es de cuatro años por cada uno de los dos delitos.

Por su parte, el hombre, Jesús M.P.-P., es condenado a cinco años de cárcel por un delito de proposición de asesinato, el de su suegro, siendo de aplicación en su caso la agravante de parentesco.

Según los hechos probados de la sentencia, Ana Belén y Jesús comenzaron una relación sentimental en el año 2008, cuando se conocieron en el trabajo, que los dos desempeñaban como empleados de la Funeraria Servisa. La acusada estaba casada, y mantenía, al tiempo que la relación extramatrimonial con el acusado, una tercera relación afectiva con otro compañero de trabajo, que desconocía su relación con aquél.

Jesús también estaba casado y disfrutando del alto nivel económico de su suegro. Este le minusvaloraba desde el noviazgo, considerándole sin preparación ni formación, de manera que para mantenerle apartado de sus propios negocios, le hizo firmar, previamente a la celebración del matrimonio con su hija, el régimen económico de separación de bienes. "Lo que no impidió, pese al resentimiento del acusado, que éste disfrutara la solvencia económica de la esposa, conforme a su exclusivo interés, manejando el dinero de aquélla, que plenamente confiada en su marido no comprobaba extremo alguno referido a esta cuestión, como tampoco sospechaba de la relación extramatrimonial que él mantenía con la acusada, a la que la esposa conocía simplemente como una compañera de trabajo", según señala la resolución.

Ana Belén, a través de su relación con Jesús, "se beneficiaba de la desahogada posición económica de la mujer de su amante, disfrutando de viajes y estancias en hoteles, que el acusado cargaba a la cuenta de regalos de su boda con aquélla, o del pago de algunos de sus gastos ordinarios, tales como repostaje de gasolina, su compra diaria, o el pago de los recibos de la línea telefónica que el acusado le procuró, solo para hablar con él".

"Sabedores los acusados de que, a través de la mujer de aquél podrían seguir manejando el dinero del suegro, animados por el rencor que Jesús Moreno sentía hacia su suegro, y que su amante interiorizó como propio a lo largo de su relación afectiva, idearon acabar con la vida de éste, en la creencia de que de esta manera, la hija y esposa del acusado accedería a su parte de patrimonio", añaden los hechos probados.

A tal fin, en el mes de septiembre de 2008 y durante los cuatro meses posteriores, Ana Belén contactó telefónicamente con otro hombre, a quien conocía desde hacía años, "con quien mantenía una fluida relación incluso con connotaciones sexuales", y de quien ella pensaba que tenía contactos con personas que podían acabar con la vida de otros. Entonces le manifestó su deseo, así como el plan que había tramado con Jesús, de acabar con la vida del suegro.

El hombre contactado para realizar el crimen recibió dinero de los acusados como adelanto, y Ana Belén le dio también datos sobre los dos objetivos, como vehículo que usaban, horarios oficina o domicilio, y un juego de llaves de la vivienda del empresario. Sin embargo, lo que hizo el 26 de enero de 2009 fue contactar con la Comisaria de Policía de Alcalá de Henares y denunciar los hechos.

A continuación