Podemos hace concesiones al PSOE y se emplazan a una nueva reunión

Los de Iglesias iban a esta reunión para "hablar de un gobierno" pero, tras cinco horas, ni se discutió de cargos ni se habló del referéndum.

Míriam Muro/ Ketty Garat

Podemos acudía este lunes a la reunión a cuatro con el PSOE, IU y Compromís para "hablar de un gobierno", pero tras más de cinco horas de encuentro, no se discutió ni de cargos, como pretendían los de Pablo Iglesias, ni se habló, por ejemplo, de la celebración de un referéndum en Cataluña, una de las promesas electorales del partido morado.

Según el portavoz de En Comú Podem en el Congreso, Xavier Domènech, que aseguró que no renuncia a la consulta, fue porque "no dio tiempo", ya que se siguió la agenda de temas marcada por los socialistas.

Podemos cedió ante el PSOE en no tratar esta cuestión, como también lo hizo en una de sus condiciones que hace unos días era inamovible: la de que el PSOE no negociase a la vez con ellos y con Ciudadanos. Un ejemplo del abandono de esta petición fue que al mismo tiempo que se reunían con los de partido morado, los socialistas hablaban en otra sala de la cámara baja con C's.

La reunión a cuatro de PSOE, Podemos, Compromís e IU concluyó con Podemos cediendo ante el PSOE, y además, con el anuncio de nuevos encuentros: será a las cuatro y media de la tarde de este martes cuando los equipos negociadores de Podemos y PSOE vuelvan a verse las caras en el Congreso de los Diputados.

Mantienen el "no" si el PSOE pacta con C's

Eso sí, lo que mantuvo Iñigo Errejón en la rueda de prensa posterior a esta reunión, es que Podemos votará "no" si el PSOE llega a cualquier tipo de acuerdo de investidura con Ciudadanos. "Si mañana por la mañana Albert Rivera anuncia un acuerdo, eso no será para ninguna investidura, habrán anunciando fuegos artificiales. Eso no da para ninguna investidura ni para formar un gobierno. Y esto no es porque Podemos se empeñe, sino porque se empeña una fuerza mayor, que son las matemáticas", indicó Errejón.

Asimismo, el número dos de Podemos explicó que si Sánchez finalmente se decanta por ellos, siguen manteniendo como condición para apoyar al PSOE entrar en el gobierno. Eso sí, cedieron ante los socialistas para dejar este punto para el final de la negociación.

Y a pesar de los numerosos desencuentros, Errejón celebró que tras esta primera reunión "creemos que hay mimbres, que cada paso despierta expectativas y por nosotros va a ser". Más efusivo fue Domènech, que aseguró que el encuentro con el PSOE había sido "un pequeño paso para el hombre pero un gran paso para la humanidad".

El PSOE abre la puerta

Por su parte, la estrategia de la dirección socialista tras esta reunión es la de no cerrarse ninguna puerta. A la espera de zanjar un acuerdo con Ciudadanos, abren el abanico con Podemos de quien pende la investidura a cambio de su abstención. Por ello, el portavoz socialista, Antonio Hernando, compareció tras el encuentro para insistir en que "no hay ningún acuerdo cerrado" con ninguna formación política, aunque ha admitido que se está "avanzando" con Ciudadanos, IU, PNV y Compromís.

El negociador socialista dejó claro que el PSOE no abandonará el diálogo con Ciudadanos y seguirá intentando conseguir un acuerdo con la formación naranja porque "el cambio en España sólo vendrá desde la transversalidad". En este sentido, lamentó haber perdido quince días "todos sabemos por qué", dijo en alusión a Podemos, a cuyo líder, Pablo Iglesias, le dejó claro que "vamos a seguir hablando con el PNV, con Coalición Canaria, con Ciudadanos. Vamos a seguir hablando con todos".

Unas conversaciones que al portavoz del PSOE le permiten albergar "algo de esperanza, porque puede sumar más a ese acuerdo transversal".

A continuación