'ABC' crea "Ciudadanos Populares", una coalición con Rajoy de jefe y Rivera de 2

La semana empieza como terminó la anterior, sin ningún avance a la espera de si se forma o no el frente popular.

Pilar Díez

El Mundo lleva la segunda parte de una encuesta que llama "examen a los líderes" aunque a quien examina es a Rajoy. "La mitad de sus votantes no quiere a Rajoy de candidato". También podría haber titulado "la mitad de sus votantes quiere a Rajoy de candidato". Dice el periódico que "Santamaría es la preferida para sucederle". Vaya, ¿quiere Soraya cargarse al jefe? Dice el editorial que "ni Mariano Rajoy debería seguir al frene del PP ni debería ser su candidato en caso de nuevas elecciones". "La imagen de Rajoy parece muy tocada y es cada vez más dudoso que pueda ser el candidato de unas nuevas elecciones y encabezar el proceso de regeneración ética que necesita España". Incansables, insistentes, defienden la gran coalición PP-PSOE-Ciudadanos. "Nuestro periódico ha defendido esta alternativa desde el primer día y seguiremos trabajando para que se pueda hacer realidad, puesto que es la preferida por los españoles y porque es la mejor en términos de cohesión y prosperidad". Pero lo que no puede ser no puede ser y, además, es imposible. Federico Jiménez Losantos nos cuenta las diferencias entre Podemos y Ciudadanos. "Ciudadanos sería el típico partido reformista europeo si no hubiera nacido de una situación atípica: la destrucción del régimen constitucional español en Cataluña. Podemos quiere acabar con la legalidad democrática para fundar una legalidad revolucionaria, la suya, de partido rector y casta intocable. Ciudadanos busca recuperar la legalidad española y acabar con el golpismo separatista (...) La ventaja de Ciudadanos es que su proyecto es el da la mayoría de los españoles, que quiere limpiar la democracia, no acabar con ella. La desventaja es que los medios de comunicación para explicar ese proyecto están tomados por una extrema izquierda a la que el PP ha favorecido hasta el suicido para blindar a Rajoy y Soraya. El futuro de España se juega ahí: reforma democrática o revolución totalitaria". Hagan sus apuestas, señores.

Casimiro García-Abadillo ha dedicado el finde a darle vueltas a otra fórmula de gobierno. Y le ha salido una con muy pocos visos de prosperar. "El ofrecimiento a Rajoy, a cambio de la abstención de su partido en una votación de investidura, de un Gobierno en que se incluyeran algunos independientes negociados a tres bandas: PSOE, PP y Ciudadanos", vamos, la gran coalición otras vez. "Un ejecutivo con mayoría de ministros socialistas, con la participación de Ciudadanos y la incorporación de personas no adscritas al PP pero que sí contarían con su visto bueno". "Rajoy tendría muy difícil rechazar este ofrecimiento". "Tras el 5 de marzo esta fórmula estará sobre la mesa. Y es muy probable que salga adelante". A ver, Casimiro, ¿qué parte del 'yo he ganado las elecciones y tengo derecho a ser presidente' de Rajoy no has entendido? A este señor lo único que le importa es permanecer en La Moncloa. Todo lo demás es negociable, pero eso no.

El País viene hoy muy flojito. "Último intento de pacto en la izquierda con ayuda de Garzón". Menos mal que está Garzón, qué haríamos sin él. Dice la información que hay "escasas esperanzas de lograr un entendimiento" y que "las cuentas siguen sin salir", así que empezamos la semana igual que terminamos la otra, a verlas venir.

ABC ya piensa en clave de repetición de elecciones y tiene una ocurrencia muy original. "Dirigentes del PP piden a Rajoy ir en coalición con Ciudadanos el 26-J. Creen que juntos superarían los 170 escaños, al borde de la mayoría absoluta. Plantean una legislatura de dos años con Rivera como vicepresidente". ABC tiene ya hasta nombre para la nueva criatura: "Ciudadanos Populares". El editorial deja clarito que esta coalición tiene una condición inamovible, Rajoy tiene que ser el jefe, si no nada. "Los populares no dudan que Rajoy repetirá como candidato (…) Otra cosa será que, de nuevo en La Moncloa, Rajoy pilote su suceción con más tranquilidad que desde la oposición". Vamos, que hasta en ABC están hasta el gorro de Mariano, hala hijo, quédate un par de años más en La Moncloa y lárgate de una puñetera vez, que vaya guerra que estás dando. "Ciudadanos no debería precipitarse con una respuesta negativa al PP, si finalmente se le ofrece una coalición que le haría vicepresidente del nuevo Gobierno de España y garantizaría a sus siglas una fuerza política que, por separado, no alcanzaría". A ver si me he enterado, un matrimonio de conveniencia en el que a una jovencita le ofrecen un marido feo, viejo y cascado con el cebo de heredarle cuando la palme.

La Razón decide dar visibilidad a la corrupción del PSOE, que haberla hayla. "El juzgado de los cursos de formación y los ERE, a la UCO: 'Busquen por internet'". El editorial lo estropea todo al pedir a los socialistas que tomen ejemplo de Rajoy en esto de la corrupción. "El PP está colaborando en los casos que le afectan, está dispuesto a limpiar el partido y a emprender una verdadera política de regeneración". En cambio, "el PSOE se limita a culpabilizar al adversario. Para luchar en profundidad contra la corrupción es necesario que no se apliquen diferentes varas de medir en función de quien cometa la infracción". ¿Habéis visto lo que ha hecho con Rita Barberá? A ver si tomamos nota de cómo se lucha contra la corrupción. Este fervor marianil hace perder a este periódico el sentido del ridículo.

A continuación