Ver

Felipe VI pasa revista a la planta de Aislamiento de Alto Nivel del Gómez Ulla

Está preparada para pacientes de incidentes NRBQ o con infecciones altamente contagiosas.

J. Arias Borque

La planta 22 del Hospital Central de la Defensa 'Gómez Ulla' de Madrid se ha convertido en "la mejor unidad de Europa" para la atención de personas que han contraído una infección altamente contagiosa o con un elevado riesto biológico. Es por ello por lo que el Rey Felipe VI, acompañado por el ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, han visitado durante la mañana de este jueves las instalaciones de esta Unidad de Aislamiento de Alto Nivel (UAAN).

Toda la planta está sometida a un estricto control de entradas, salidas y movimiento de personal y pacientes, controlado todo por cámaras de vigilancia y puertas que sólo se abren a través de códigos de seguridad o de tarjetas de identificación. De hecho, sólo se puede acceder a la misma a través de un ascensor que sube directamente desde la planta baja. Un segundo ascensor puede ser derivado para esta función en caso de que el primero esté en estado de mantenimiento.

Actualmente hay en funcionamiento un área de hospitalización compuesto por ocho habitaciones de aislamiento de alto nivel preparadas para el ingreso de pacientes afectados por incidentes NRBQ o por infecciones altamente contagiosas y que en las últimas décadas han generado varias crisis a nivel mundial, como pueden ser el ébola (2014-2015), la gripe aviar H5N1 (2004), la neumonía asiática por coronavirus o peste neumónica (2003), o la crisis del Antrax en 2001. Un segundo área de hospitalización, para otras ocho habitaciones, se encuentra en obras.

Cada estancia cuenta con una esclusa de limpio (para el acceso del personal con el traje de aislamiento recién puesto) y sucio (para después de atender al paciente y comienzo de la desinfección), además de con capacidad para cuidados críticos y presión negativa con doble salto de presión, además de una sistema de hipercloración de agua para los inodoros y las duchas de emergencia para el personal asistencial. Todos los materiales son resistentes a la degradación por desinfectantes y peróxido.

Para tratar de hacer más fácil la estancia a los pacientes, las ocho habitaciones cuentan con un ventanal con vista al exterior (siendo un piso 22 tiene vistas bastante amplias) y una televisión, que también puede ser utilizada tanto para que el paciente puede comunicarse con su familia en el exterior a través de videoconferencia o para que los médicos reciban todo tipo de material visual (historial médico, radiografías…), ya que los documentos que no se entrar en la habitación.

Esta planta también cuenta con una zona de vestuarios para que los sanitarios se quiten la ropa de hospital y se pongan el traje de aislamiento (con el que no pueden llevar nada suyo, incluso tienen que utilizar ropa interior desechable), una zona habilitada para la desinfección total del personal y los equipos y un laboratorio de bioseguridad de nivel 2, que en un breve periodo pasará al nivel 3. Para apoyar en el mantenimiento, limpieza… de la planta 22, se ha instalado un nueva planta en la azotea del edificio como apoyo técnico.

El Gómez Ulla pasará a partir de ahora a formar parte de la red nacional hospitalaria de infecciones graves, compuesta por 24 centros de diagnóstico y ocho de tratamiento. Aunque es el más moderno y preparado de todos estos centros, todavía "se está estudiándo" cómo si integrará en la misma y si se convertirá o no en el centro nacional de referencia en esta materia.

A continuación