El método Podemos: "Si levantas la voz te llaman facha y te mandan a la mierda"

Poca novedad sobre el gobierno, seguimos en las mismas, tal vez algo más cerca del frente popular.

Pilar Díez

El Mundo se hace hoy eco de lo que contó el sábado Javier Somalo en Libertad Digital. "La estrategia de Rajoy provoca tensión entre el PP y Zarzuela". "El presidente pretendió que el Rey no propusiera ningún candidato para la investidura". "Génova asegura que la Casa Real frenó un informe del Consejo de Estado para poder convocar elecciones". El editorial, que con un despiste imperdonable dice que "El Mundo revela hoy" cuando es una noticia ya revelada hace la tira, les insta a que hagan las paces. "No estamos ante una historia de buenos ni malos sino ante un conflicto institucional creado por el vacío legal". Así que hala, a darse la mano que no está el horno para bollos. Anson apela al sentido de Estado de Rajoy para evitarnos un frente popular. "Si Rajoy no cede, desdeñando las presiones nacionales e internacionales, su responsabilidad histórica será muy alta". Aunque Casimiro García-Abadillo dice que también Pedro Sánchez debería cortarse un pelo con sus desplantes a Rajoy. "El líder de Podemos tiene razón en una cosa: Sánchez debe elegir con quien estar. Si aspira a gobernar con Ciudadanos, necesita la abstención del PP. Y si quiere que el PP se abstenga debería dejar de humillarle". Claro que podría ser que lo de pactar con Ciudadanos sea un paripé.

El País mete prisa. "El desplome de la Bolsa agrava la crisis por la falta de Gobierno". Foto tipo poster para Carmena por el tema de los títeres asustaniños. "Los títeres, un 'lametabilísimo error". En el editorial le sale la vena podemita. "La desmesurada reacción de la Audiencia Nacional, al meter en prisión sin fianza a los titiriteros, termina por desdibujar aún más la situación. El terrorismo es un asunto muy grave, y no debería servir de munición en este circo de torpezas y de respuestas altisonantes en el que puede convertirse la política de Madrid si Carmena no consigue enderezar tanto entuerto". Uff, Carmena, esto es un primer aviso. El segundo editorial es para los pactos. Le dice a Pedro Sánchez que se deje de documentitos, que "no es probable que Pablo Iglesias entre en una negociación de contenidos, porque su alternativa está clara: u obtiene el poder de inmediato o buscará una nueva oportunidad electoral". Y si El Mundo hace de mediador entre el PP y Zarzuela, El País pide a Pedro Sánchez y a Rajoy que hagan las paces de una vez, que ya está bien. "Es hora de administrar el mensaje de la urnas sin tantos condicionamientos por la posición de Rajoy o por la creencia de que Sánchez solo se sostendrá en el PSOE en caso de logar la investidura. Todavía no se han convencido de que la salida es y será un pacto político". Son como chiquillos. Que tenga que venir la prensa a poner orden.

ABC también abre con la bolsa. "Otro lunes negro hunde la bolsa española a niveles de 2013". Bieito Rubido, transmutado en Mariano Rajoy, avisa de las catástrofes que nos esperan. "Va a gobernar", "es más probable que nunca que se forme un gobierno cargado de radicales (…) Sánchez está dispuesto a lo que sea". Otro como Rajoy. También los dos editoriales hacen suya la estrategia del Rajoy de o yo o el caso. "El plan de emergencia de Sánchez es una cesión a Podemos basada en la demagogia más infantil porque sencillamente no hay dinero". Y lo de los titiriteros, bueno, "si con estos apoyos pretende Sánchez hacer un gobierno de cambio, España tiene un problema, porque serán unos socios que habrán legitimado la violencia, banalizado el terrorismo, ofendiendo a las víctimas de ETA e inoculando el odio incluso a los niños". Pues hay un modo de evitarlo. Me viene a la cabeza un editorial de este periódico en el que defendía que no pertenecía a ningún partido, que ellos solo servían a principios como la monarquía constitucional, el liberalismo económico y la unidad de España. Sí, sí, este mismo ABC.

Hermann Tertsch explica lo que ha ocurrido con la reacción de Podemos con los titiriteros salvajes. "Todos en este 'ayuntamiento de progreso', que diría Pedro Sánchez, están de acuerdo en que los titiriteros solo han supuesto un problema porque Madrid está lleno de fachas. Porque virtualmente, ellos ahorcan a jueces, violan a monjas, queman fachas, ejecutan policías, asaltan palacios, degüellan empresarios explotadores y guillotinan reyes con frecuencia. Con otros muchos divertimentos en teatros ambulantes y en una narrativa propia de la ultraizquierda y de odio al sistema extendida por toda España. Casi nadie se queja por ahí. Cuando alguien levanta la voz se le llama 'facha' y se la manda a la mierda. Pero en Madrid, ya se sabe, hay mucho estrecho". Sí, es una delicia darse una vuelta por sus redes sociales cuando sale algún discrepante entre sus filas, se los comen vivos. Y si no que les pregunten a un tal Jorge Moruno y a Ramón Espinar.

La Razón cuenta que "Ferraz prohíbe atacar a Carmena para no interferir en la investidura". Que ya habrá tiempo depende de lo que salga. Marhuenda abronca a Carmena por no cesar a Mayer. "Conseguir la alcaldía hablando de que llegaba la 'nueva política' y acabar practicando la más vieja de todas es un verdadero fraude". ¿Aquello de que el perdón se conjuga dimitiendo, y que los errores se pagan dimitiendo, y tantas cosas bonitas que contaban en la tele cuando aún no habían tocado poder? Alfonso Rojo lo que no entiende, lo que se le escapa, lo que le flipa es cómo es posible que "cinco millones de personas voten a Podemos", que cinco millones de compatriotas, algunos conocidas personas razonables, con sentido común y dos dedos de frente "aplaudan embobadas estas patochadas y sandeces". Es realmente un fenómeno digno de estudio, sí. A Ussía le da la risa con la última niñería de Pablito. "Resulta cómico la infantil provocación del respeto protocolario que cumple con los del celuloide financiado y le niega al Rey con su remangada chulería". Y Antonio Martín Beaumont nos cuenta cómo van las cosas en el PP. Dice que están hechos polvo, que "la familia popular vive con el alma en un hilo". Y que de momento están quietos paraos, que le han prometido "lealtad" a Rajoy "hasta que acabe el proceso de investidura". Pero que se vaya preparando.

A continuación