Ciudadanos no termina de ver los "mimbres" de los que presume Sánchez

Los de Rivera enfrían en privado el acuerdo con el PSOE tras decir en público que no había "obstáculos insalvables".

Mariano Alonso

Ciudadanos ha sido muy duro con Mariano Rajoy por su "pasapalabra" término televisivo acuñado por Albert Rivera para definir la declinación del líder del PP. Incluso este martes, a cuarenta y ocho horas de que el líder centrista se reúna con el presidente del Gobierno en funciones, el portavoz parlamentario Juan Carlos Girauta ha celebrado con ironía que el aún inquilino de La Moncloa acepte ahora "hablar de política". Además, Rivera estima en lo que vale el gesto de Pedro Sánchez de buscar acuerdos para una investidura y fuentes de su equipo valoran también los nombres elegidos por el secretario general del PSOE para su equipo negociador, en el que figuran veteranos como el ex ministro Jordi Sevilla o el sempiterno fontanero de Ferraz, José Enrique Serrano. "Parece mucho más hecho para nosotros que para Podemos" aseguran.

Sin embargo, en el partido naranja comienzan a ver cada vez más difícil que las conversaciones lleguen a buen puerto, tanto, que incluso reconocen que ahora no es el momento de pedirle al PP su abstención, imprescindible para el acuerdo a tres por el que aboga Rivera desde las elecciones del 20-D. Este martes Girauta definía con ironía no exenta de pedagogía lo que no es una investidura: "‘Este señor me cae simpático y a mí también’ no es eso una investidura, es algo más. Hay que tener contenidos programáticos, a ser posible detallados, y ahí se hace imposible, pero no por ninguna animadversión sino por cuestiones programáticas, llegar a acuerdos con según qué formaciones". El número dos naranja en la cámara baja subrayaba así, por vez enésima, su incompatibilidad con los partidos a la izquierda del PSOE, empezando por Podemos, una incompatibilidad que Pablo Iglesias reconocía recíproca poco después, según informa Miriam Muro.

Frente a lo que ya se ha definido por parte de influyentes comentaristas como la "vía valenciana" por la que Sánchez trataría de forzar el apoyo de Podemos tras recabar el de Compromís, IU y, de alguna manera, el de Ciudadanos, y después de los elogios a la formación naranja realizados el lunes por Joan Baldoví, el líder del grupo valenciano, Girauta vetaba explícitamente esa vía: "Compromis tiene dentro al Bloc, por lo tanto si aquí tienen cuatro diputados hay dos independentistas. No quiero decir que con un independentista no pueda ir a almorzar y a tomar una copa, pero no puedo compartir un programa de Gobierno con ellos".

Hasta el lunes, fecha de la próxima reunión de los equipos de PSOE y Ciudadanos, ambas formaciones trabajan sobre puntos concretos del documento socialista en conversaciones informales, con llamadas, correos electrónicos y mensajes de texto, al parecer la vía preferida por Jordi Sevilla. Ciudadanos tiene claro que va a pedir mucha más concreción que la conocida hasta ahora, particularmente en la cuestión de la reforma constitucional. En caso contrario, aseguran, no habrá acuerdo.

A continuación