Play

Rivera hablará con Sánchez con la esperanza de lograr el apoyo "activo o pasivo" del PP

El líder de Ciudadanos celebra la propuesta del Rey y vuelve a criticar la "falta de sentido de Estado" de Rajoy.

Mariano Alonso

Ciudadanos valora muy positivamente todo lo sucedido este martes, sobre todo en comparación con lo que había ocurrido hasta el momento. "Celebramos que el Rey haya propuesto un candidato" ha comenzado su rueda de prensa a última hora Albert Rivera, que ha añadido: "Frente a todos los que hablaban de vacíos legales, el Rey ha demostrado que no, que lo que había era un vacío de sentido de Estado" una alusión crítica más a Mariano Rajoy, a quien el partido centrista considera definitivamente desahuciado para la gobernabilidad de España. "Lamento que algunos candidatos hayan jugado con un proceso tan serio" ha añadido, extendiendo aunque más levemente su crítica al PSOE, del que ha dicho que "tardó en asumir su tiempo".

Rivera anunciará este mismo miércoles su equipo negociador para sentarse en dos mesas paralelas con el PP y el PSOE. Con los socialistas intentará cerrar un acuerdo programático basado en los cinco ejes que horas antes, cuando aún no se conocía la propuesta de Felipe VI, definía el portavoz centrista en el Congreso, Juan Carlos Girauta: economía, medidas sociales, Europa y política exterior, regeneración y, el último pero quizá a la postre el que sea más importante: la reforma constitucional. No en vano, Rivera será, tal y como se ha anunciado este martes el portavoz de su partido en la Comisión Constitucional de la cámara baja, que finalmente no ha logrado presidir, como era su aspiración, Ciudadanos.

Del PP, mientras tanto, intentará arrancar una abstención que facilite la investidura de Sánchez, que podría contar, aunque el partido naranja no dará fácilmente su brazo a torcer, con un sí de los cuarenta diputados centristas e, incluso, con una participación en un Ejecutivo de coalición con los socialistas. Sobre los populares, Rivera ha sido claro al hablar de un apoyo "activo o pasivo" a su propuesta de Gobierno de transición.

En privado, fuentes de Ciudadanos siguen sin salir de su asombro ante la incomunicación que desde el 20-D han mostrado los populares, incluso después de la llamada personal que Rivera realizó a Rajoy la semana pasada, justo horas antes de que la corrupción le volviese a estallar en la cara a los populares en Valencia. Un asunto, este último, decisivo en el curso de los acontecimientos.

Aunque se ha mostrado conciliador, llamando a superar viejas rencillas de la campaña electoral -"si cogemos declaraciones mías, por no poner de otra persona, puede parecer que estamos muy lejos, pero hay que aprovechar esta oportunidad histórica"-, lo cierto es que Rivera no ha perdido la ocasión de marcarle líneas rojas al PSOE. Sobre todo en lo referente a la reforma de la Constitución, para la que el líder centrista recuerda que "no se puede prescindir de los siete millones de votos del PP y de sus escaños" y que no se deberá hacer, ha vuelto a recordar, "para contentar a Oriol Junqueras" frenando así los pies al alma más catalanista del PSC, partido del que horas antes Girauta decía que "progresa adecuadamente" tras haber renunciado a defender el "llamado derecho a decidir".

Ciudadanos aspira, y así lo ha dicho Rivera, a poder proponer personas independientes para un futuro Gobierno, aunque al mismo tiempo ha insistido varias veces en que los nombres son "el final, y no el principio, del camino". Aunque en Ciudadanos no creen en la solución de un presidente independiente, una figura que quedaría limitada a posibles futuros ministros.

A continuación