La 'operación Saturno' contra Pedro Sánchez está clara: "Blanco... y en botella"

Fuentes socialistas sitúan a José Blanco en el epicentro del intento de derrocar a Sánchez, que niega a LD haber participado en las filtraciones.

Ketty Garat

Es la pregunta que todo el partido se hacía esta mañana tras las filtraciones sobre el Comité Federal publicadas por la SER: ¿quién ha sido?

Las fuentes consultadas apuntan a las mismas voces que este lunes se escuchan en las filtraciones: los críticos. Con ironía, señalan "la casualidad" de que sólo se hayan filtrado las intervenciones de las federaciones díscolas lideradas por Susana Díaz. Y junto a ellos, el crítico mayor, Eduardo Madina, quien, recuerdan, el 28 de diciembre ya protagonizó esta misma filtracion pero en solitario. "No deja de ser curioso", señalan estas fuentes, que los barones compartan protagonismo con quien "no es siquiera diputado", aunque estén "en el mismo barco".

No quiere esto decir que alguno de los barones o sus números dos se manchen las manos en tamaña grabación ni en la filtración posterior, pero sí uno de sus perfiles más bajos, un miembro de cuarta o quinta fila de una federación. Las fuentes consultadas hablan de que "la grabación se realiza desde las primeras filas", debido a la claridad del sonido que no podría ser recogida de la misma forma desde el medio de la sala grande de Ferraz, la Ramón Rubial. Y ahí se sitúan la federación andaluza y la asturiana.

Aunque hay otros que señalan en otra dirección: "Blanco y en botella", respondían en referencia al ex ministro que estaría perpetrando la llamada operación Saturno con la que el exministro socialista, José Blanco, habría cambiado de bando para descabezar al partido y abrirle camino a Susana Díaz.

Este sector habla de tres casualidades. La primera: que en los dos últimos comités federales, el del 28 de diciembre y el del pasado sábado, ha acudido José Blanco y en las dos veces se ha filtrado su contenido. Algunos aseguran que fue José Blanco, el mentor de Pedro Sánchez cuando tenía el título de "un tal Pedro", quien comenzó a recoger firmas contra él en diciembre para forzar un adelanto del comité federal el 9 de enero que adelantara la fecha del congreso federal; y que, como "emisario de Zapatero", Blanco está en el intento de dinamitar el liderazgo de Pedro Sánchez para forzar la operación Susana.

La última "coincidencia" fue la frase que Blanco pronunció a puerta cerrada en el sala Ramón Rubial de Ferraz el sábado: "Nos empezamos a parecer a la CUP", dijo con la misma frase que el diario El País utilizó para titular su editorial al día siguiente. "Blanco y en botella", dicen algunos; demasiadas coincidencias, para otros.

Desmentido de Blanco

En conversación con LD, el propio Blanco ha desmentido rotundamente haber sido él quien recogió firmas en el comité federal y mucho menos haber sido partícipe de las grabaciones y posteriores filtraciones del citado órgano. "Es rotundamente falso. Ni siquiera estuve toda la reunión", explica el exministro que evita dar su opinión sobre el actual liderazgo de Pedro Sánchez y qué papel juega él en esta operación contra el ex secretario general. "En esto no entro. Yo pedí un gobierno con Ciudadanos y Podemos el sábado".

Blanco se puso en contacto con este diario para explicar, en contra de lo que dicen dirigentes socialistas, que "yo he ido a la mayoría de los comités de Pedro Sánchez, a su conferencia política y a la reunión en la que se aprobaron sus listas".

A continuación