'La Razón' amenaza a Cifuentes con "torturas" si se atreve a cuestionar a Rajoy

Seguimos el lento caminar hacia una investidura o elecciones generales sin que se aclare el panorama.

Pilar Díez

"Génova teme que Rivera exija la renuncia de Rajoy", dice El Mundo. Y es que en su partido le conocen y saben que "no dará un paso atrás" ni de coña. Menudo es él. Y encima por hacer el favor a un país desagradecido que no le valora. El editorial resume el día de ayer tras la entrevista de El País a Felipe González. Conclusión, "el PSOE no está dispuesto a mantener ningún tipo de diálogo con el PP, lo que aboca a Sánchez a iniciar las negociaciones con Podemos" porque con Ciudadanos "no le salen las cuentas con el voto negativo del PP" que ya "ha dejado claro" Rajoy. ¡Hombre! El Mundo se cae del guindo. Bienvenidos al mundo real. "Así las cosas, no se vislumbra la posibilidad de poder formar un Gobierno con mayoría parlamentaria y estabilidad". Pues no, ni con prismáticos. Federico Jiménez Losantos analiza la entrevista a Felipe y dice que lo que es la vida. "Es triste, aunque fascinante como la caza de un asesino en serie", ver ahora a Felipe decir que "el PSOE no debe dar al PP el tratamiento de un apestado (…) Es el tratamiento que González y Cebrián impusieron en el PSOE contra el PP desde la tercera legislatura sociata". Eran otros tiempos, Federico, la juventud y esas cosas. "Ahora Felipe comprueba que lo que el felipismo ideó no sólo está a punto de liquidar al PP sino a ese PSOE que creyó regentar eternamente un régimen de odio en el que la derecha no debía gobernar por ser eternamente franquista". Con el aliento en el cogote, "el lobo podemita aterra a González. Es su monstruo, pero tiene razón: no sólo devorará al PSOE". Santiago González también ve muy cambiado al "viejo león", "ya no es lo que era y los jóvenes barones sólo guardan respeto a quienes reparten el rancho". A los ancianitos venerables les dicen 'sí, abuelo', no olvides tomarte la pastilla. Y hasta luego. "Los barones no ven malicia en el pacto con Podemos, aunque a Pedro Sánchez y al partido en su conjunto, les vaya a tocar en el apareamiento el papel de macho de la mantis religiosa". No nos cuentes el final Santiago, antes déjanos disfrutar del espectáculo de humillaciones a las que Pablo les someterá al estilo de la CUP con Mas.

El País dice que "el PP de Valencia también se financió con comisiones del 3%". Anda, mira, como sus caseros los Pujol. La resaca de la entrevista a Felipe González deja el siguiente titular. "El PSOE insiste en intentar la investidura con el apoyo de Podemos". Si ya lo avisó ayer Felipe, que en su partido no le hacen ni pajolero caso. Hoy escriben dos socialistas poco conocidos, José Andrés Torres Mora, diputado por Málaga, y Máximo Díaz-Cano. Dicen que están hasta la cocorota de presiones. "Los que nunca nos han considerado verdaderos españoles nos piden ahora que sacrifiquemos al PSOE apelando a nuestro patriotismo. Y los que nunca nos han considerado verdaderamente de izquierdas, nos piden que sacrifiquemos al PSOE apelando a nuestra coherencia como militantes de un partido de izquierdas". Pues visto así no me gustaría nada estar en su pellejo, pobres chicos.

ABC revela que "Iglesias aún cobraba de Irán un mes antes de las elecciones". Esto empieza a ser ya un poco repetitivo. Sin que sirva de precedente, voy a dar la razón a Podemos. Si hay algo ilegal, que lo lleven a los tribunales, y si no, que dejen de dar la tabarra porque no sirve para nada. Bieito Rubido da señales de necesitar tomarse el fin de semana libre. Dice que lo que "siente la España de ahora mismo" es "incertidumbre y perplejidad", además de estar "cargada de tedio, aburrida, titubeante, escéptica. De vuelta de todo", "recelosa" y "sin atreverse a mirarse al espejo". "Malhumorada", "agobiada", "enojada", "al borde de la náusea por el egoísmo", "maltrecha por la vanidad". Observo síntomas inequívocos de una profunda depresión de la que deberías medicarte. Claro que yo no tengo ni idea de psiquiatría y esto es purita psicología barata. Carlos Herrera, que no tiene inclinaciones depresivas, prefiere cabrearse y atizar. Atiza a Ciudadanos, de quien dice que "no tiene manchas de sudor en sus axilas" por la corrupción y "se sienten virginales. Ya veremos lo que tardan en dejar de serlo". Qué manía les tienen los del PP. Atiza a Sánchez, que puso "carita de arrobo después de la humillación a la que le sometió Podemos el viernes". Podemos que se dé por atizado. Sólo ve un camino, "nuevas elecciones y que sea lo que Dios quiera. El Rey está pensando en ello como mal menor". David Gistau está rebotadísimo con el PP por la corrupción, como si fuera nuevo. "El PP debería disolverse, hacerse purificar, marcharse sus justos a otras siglas en las que volver a empezar a la intemperie y sin poder alguno (...) Porque su corrupción ha abierto tal agujero de decepción y renuncia que es preferible que desaparezca. Y los ERE también, lectores, los ERE también". Ah, bueno, ya te iba a echar la bronca.

La Razón abre con "el pacto imposible de los barones: sumar a C's y veto a los separatistas". "Los comités regionales plantean un texto por el que Sánchez solo podrá ser presidente si logra un acuerdo con Iglesias y Rivera y que ya ha rechazado el líder de Ciudadanos", dejándonos a La Razón con el trasero al aire. Hoy el linchamiento le toca a la pobre Cifuentes. Mahuenda se lanza desatado a una especie de operación salvar a Rajoy. "El liderazgo de Rajoy no es discutible pare el PP". Pedro Narváez es el encargado de dar los primeros golpes. "El Rubicón de Cifuentes", se llama el látigo. Le recuerda para empezar lo que le pasó a Gallardón por postularse a suceder a Rajoy. "El pecado de la impaciencia suele acarrear una penitencia dura, largas travesías en el desierto, torturas decepcionantes para una mujer todavía joven". Me ha dado una arcada, pero haré el esfuerzo de seguir leyendo. "No por levantar antes la mano se llega el primero a la otra orilla. No calcular bien los tiempos ni el ejército con el que se cuenta deja a los caballos reventados (…) Ni el añorado ex ministro de Justicia se atrevió a tanto", dice siniestro. "Hasta los más pulcros pueden guardar algún cadáver en el armario", amenaza sin disimulo. Qué columna tan desagradable. Hay días en que los periodistas dan más asco aún que los políticos.

La Vanguardia da la sorpresa. "Rivera pide a Rajoy que se aparte para allanar el pacto". Dios mío Albert, Godó abre su periódico contigo y no para degollarte. Ya eres un hombre. Y de Estado, si me apuras. Dale las gracias a González.

A continuación