Susana Díaz prepara su terrible venganza

Preparados para varios meses de marear la perdiz. Empieza el mercadeo de los pactos poselectorales.

Pilar Díez

"Rajoy cita a Sánchez para un pacto de estabilidad", dice El Mundo. Vale, pero que haya testigos, que lo mismo acaban a bofetadas. El editorial dice que "probablemente a ninguno de los dos les gusta la idea. Pero lo que les pedimos es que antepongan los intereses de partido y sus ambiciones personales a la búsqueda de una solución para los problemas del país". Supongo que el editorialista se ha comido un "no" y que no le ha traicionado el subsconsciente. Una errata la tiene cualquiera. "No es fácil para Sánchez porque el PP siempre ha sido el adversario a batir y su relación con Rajoy es tensa, pero no hay otra alternativa". Y le dedica unos mimitos. "A medio y largo plazo, Sánchez podría salir beneficiado de ese pacto que demostraría su talla política y reafirmaría la imagen del PSOE como un partido responsable y fiable como alternativa". ¿Ves tonto? Si es como si te hubiera tocado la lotería. En cuanto Rajoy, "no sabemos lo que piensa", si es que piensa, pero "lo que se le pide es también altura de miras y generosidad para sentarse en una mesa con Sánchez y Rivera", dice El Mundo intentando meter a Rivera con calzador en una negociación en la que no pinta nada. "Acostumbrado a gobernar con mayoría absoluta, Rajoy tendrá que consensuar las grandes decisiones con ambos". Casimiro García-Abadillo le manda un recadito envenenado. "Rajoy no puede imitar a Mas, renunciando a todo a cambio de su investidura. El líder del PP ha dicho que los intereses de España deben estar por encima de los intereses de los partidos". Así que ya sabe, si le piden que se pire que no ponga mala cara.

El País dice que "Rajoy ofrecerá al PSOE reformar la Constitución y presidir el Congreso". Pues sí que se le está poniendo cara de Mas. El editorial dice que "el PP debe procurar la investidura sin descargar su responsabilidad en los demás". ¿De qué me suena esto? "Es demasiado fácil plantear algo que parece una oferta al PSOE y, en caso de respuesta negativa, echarla la culpa de no colaborar en la tarea de sacar adelante a España. Si Rajoy o sus colaboradores están pensando en algo parecido, es mejor que ni lo planteen. No les toca a los demás darle hecha al presidente en funciones la combinación que necesita, sino que le corresponde trabajar a él a fondo para conseguirla". Ya sé de que me suena. Parece un editorial dedicado a Susana Díaz hace unos meses.

ABC tira de lotería, que es Navidad, caramba. "De los escaños a los millones". Aunque el periódico no está para muchas fiestas. Bieito Rubido insiste en la "gran coalición" necesaria "tal y como está la situación en Cataluña". En el editorial vaticina que "salvo rebelión de sus asambleas populares, la CUP dirá 'sí' a cambio de un programa de extrema izquierda que desemboque en la secesión". La asamblea "no deja de ser una excusa. Este partido pretende investir a Mas". Que no hombre, que la CUP son unos chicos de palabra. Nunca traicionarían a sus electores. Ignacio Camacho está admirado de las dotes interpretativas de Pablo Iglesias. "Apenas acabó el recuento, Pablo Iglesias se despojó del ropaje socialdemócrata como un actor que acaba una función agotado del disfraz". ¿Y lo bien que lo ha hecho qué? "En unas horas ha recuperado el lenguaje boliviarano, la agresividad rupturista enterrada durante la campaña". Lo ha tenido que pasar mal el muchacho, tanto tiempo aguantando el papel de Blancanieves. "Forjados en la ideología del asalto, encuentran en la indecisión de la mayoría el clima preciso para el abordaje". "Sus elecciones no eran las del domingo, sino las próximas", dice dispuesto a amargarnos el turrón.

La Razón adelanta que "el Rey pedirá consenso a los políticos por la estabilidad de España". Abel Hernández le pasa el marrón a Felipe por la cara. "De su habilidad para saldar esta encrucijada dependerá el éxito de su reinado". ¿Y el chico qué va hacer, hombre? La gente ha votado lo que ha votado. Cuenta el periódico de Marhuenda que Susana Díaz está disfrutando como una enana. "Díaz aboca a otras elecciones con su 'no' a Rajoy y a Podemos". "Invita al PP a que ahora sufra en sus carnes el bloqueo que tuvo el PSOE en Andalucía". La venganza se sirve en plato frío, ¿eh? Ussía le hace la rosca a ver si la ablanda. Díaz es "la gran estadista del PSOE, la única que antepone España a los intereses partidistas, que no parece dispuesta a colaborar en el vano intento de Sánchez" de pactar con Podemos, dice carantoñero.

La Vanguardia está tan harta de la CUP que ni siquiera abre con el preacuerdo. "Rajoy prevé varios meses de gobierno en funciones". Sí, lo prevemos todos. En un durísimo titular, le canta a Rajoy las verdades del barquero. "El PSOE acusa de 'irresponsable' a Rajoy por haber dado alas a Podemos". "Los que ahora piden responsabilidad al PSOE son los mismos que durante toda la campaña han estado intoxicando con encuestas hasta a Merkel para intentar desactivar el voto útil al PSOE". "Ahora se deben arrepentir en el PP de aquella estrategia". Bueno, no diría yo tanto, la humildad y la autocrítica no figuran entre las virtudes del los peperos.

A continuación