Carmena pone en marcha un plan para verificar que se cumplen los derechos humanos en Madrid

Uno de los puntos de este Plan de Derechos Humanos se centra en dar enfoque a la aplicación de la Ley de Memoria Histórica en la capital.

O. Moya

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, presentó este miércoles su Plan de Derechos Humanos que quiere poner en marcha el gobierno de Ahora Madrid a partir del próximo mes de junio. "Lo fundamental en este momento es tener un diagnóstico de la situación que nos permita conocer cuál es el grado real de cumplimiento de la Declaración de Derechos Humanos por este Ayuntamiento. A partir de ahí podremos mejorar".

A pesar de "estar deseando dar un acelerón a este plan", lo cierto es que tanto Carmena como el tercer teniente de Alcalde del Ayuntamiento, Mauricio Valiente, dieron un perfil bajo a su presentación. "Creemos que las ciudades son un terreno para el cumplimiento de los derechos humanos especialmente importante", señaló la alcaldesa.

Las ciudades, por su "contexto urbano", son los espacios que "tienen más posibilidades" de hacerlos cumplir. Pero para garantizar un "cumplimiento estricto de los Derechos Humanos" es necesario "una constante revisión", justificó de esta manera Carmena la aplicación de este plan.

El plan se desarrollará en ocho ejes que "articularán" las acciones que llevarán a cabo a partir de ahora y que estarán centradas en el "derecho a la vivienda: que en Madrid no exista una persona sin alternativa habitacional; que la Policía pueda realizar una acción positiva que evite la discriminación; la libre exclusión sanitaria; enfoque a la Ley de Memoria Histórica desde el punto de vista de las víctimas y de las asociaciones".

Este último punto quedó por definir, pues en principio el cambio de nombre de las calles se acordará en una comisión que ya está trabajando en ello. El plan -en cuanto a la Ley de Memoria Histórica se refiere- "abordará políticas culturales, de sensibilización…"

Este proyecto se desarrollará a través de un "proceso de consulta y participación ciudadana", que durará desde enero a marzo. Después, en abril se elaborará un borrador con las acciones concretas que se haya acordado aplicar. Entre mayo y junio se abrirá un periodo de alegaciones antes de ser aprobado finalmente en Pleno. El objetivo es que sea "válido para cuatro años".

De hecho, sobre la aplicación de la Ley de Memoria Histórica, que le valió un encontronazo con el PSOE madrileño, Carmena aseguró a preguntas de la prensa que el Ayuntamiento ya está trabajando en la aplicación de la Ley en la ciudad y entiende que el cambio del callejero para suprimir referencias al franquismo "no se hará de la noche a la mañana" sino de forma paulatina, aludiendo a que "primero serán unas calles y luego otras".

En este punto, la alcaldesa también dijo que el Ayuntamiento "no tiene el más mínimo problema" con la admisión a trámite de una querella contra el Consistorio por no cumplir lo dispuesto por la Ley de Memoria Histórica, puesto que se le trasladará al juzgado, cuando así lo considere oportuno, que se está cumpliendo con esa obligación puesto que "ya lo estamos haciendo".

Sobre este punto, fuentes municipales manifestaron la posibilidad de que a primeros del año que viene puedan darse los primeros pasos en aplicación de la normativa referido al callejero, pues ya existen propuestas concretas trasladadas desde las Juntas de Gobierno.

A continuación