Soraya Sáenz de Santamaría, de aventuras con Calleja: "No me gustaría ser presidenta del Gobierno"

Jesús Calleja y la vicepresidenta recorrieron una de las etapas más duras del Camino de Santiago, desde la comarca del Bierzo hasta O Cebreiro (Lugo).

Libertad Digital

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, participó en la última edición de Planeta Calleja y dijo que no le gustaría "ser presidenta del Gobierno".

Jesús Calleja y la vicepresidenta recorrieron una de las etapas más duras del Camino de Santiago, desde la comarca del Bierzo hasta O Cebreiro (Lugo). Soraya condujo un todoterreno, recogió setas o viajó en globo.

Entre aventuras, la vicepresidenta dijo que los mejores debates que ha tenido han sido con Fernández de la Vega: "Ha sido la rival que más me ha gustado porque no necesitábamos citar nada personal para tener un debate". También se enfrentó con un independentista catalán –el piloto del globo-, a quien dijo que "no es verdad que –los españoles- persigamos vuestra cultura y vuestra lengua". "Probablemente haya mucho que rectificar para evitar la pelea entre unos y otros", añadió.

Uno de los momentos más peculiares lo protagonizó, vía telefónica, Mariano Rajoy, un presidente del Gobierno que es capaz, a la vez, de leer un libro, ver un partido de fútbol entre el Rayo Vallecano y el Barça y conversar con su vicepresidenta.

Respecto a su posible y futura candidatura a la presidencia del Gobierno, fue muy clara: "No me gustaría ser presidenta del Gobierno. Yo estoy para ayudar a Rajoy. Hay que vivir el presente".

"Mi marido me conquistó a mí"

Sobre su marido, José Iván Rosa Vallejo, Sáenz de Santamaría dijo que le conoció trabajando, en Santiago de Compostela: "Él trabajaba en Bruselas, y yo ya trabajaba con el presidente, que por aquel entonces era ministro del Interior. Mi marido fue quien me conquistó a mí". También habló de cómo fue su boda en Río de Janeiro, "llenando un avión con toda la familia".

Además, habló de su faceta como madre: "Todas las mañanas, salvo que esté de viaje, despierto a mi hijo, le damos el desayuno, le visto… (…). Casi di a luz en mi casa porque no pensé que eran las contracciones".

A continuación