El Ayuntamiento vuelve a activar el protocolo por contaminación: prohibición de circular a más de 70km/h

El Ayuntamiento de Madrid avisa de que "las sanciones no se aplicarán hasta que la concejala Inés Sabanés" firme el decreto.

O. Moya

El Ayuntamiento de Madrid informó este lunes, a través de una nota de prensa, a las 22:45 horas, que el nivel 1 del protocolo por alta contaminación volvía a activarse.

En concreto, "a las 21:41 horas de hoy lunes el sistema de medición de contaminación atmosférica de Madrid ha arrojado datos de las estaciones de Cuatro Caminos y Barrio del Pilar correspondientes a las 21 horas superiores a los 250 microgramos/m3", señala el consistorio.

Esto significa nivel de "aviso" y, por lo tanto, activación del Escenario 1, que se traduce en la prohibición de circular a más de 70 kilómetros por hora en la M-30 y en las vías de acceso a Madrid, en ambos sentidos, desde las seis de la mañana de este martes.

Eso sí, el consistorio gobernado por Manuela Carmena asegura que "las sanciones no se aplicarán hasta la publicación del decreto que firmará la Delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés". Y avisa de que si "el episodio de contaminación se agudiza o se mantiene en el tiempo, el Ayuntamiento se vería obligado a aplicar medidas graduales y más restrictivas", esto es: el Escenario 2, que implicaría la prohibición de aparcamiento en zona SER para los no residentes.

Es la segunda vez en un mes que el Ayuntamiento de Manuela Carmena activa el protocolo por contaminación. La primera vez fue el jueves 12 de noviembre. Sólo un día después, y también a las once de la noche, el consistorio de la capital activó este Escenario 2.

No obstante, al día siguiente y en rueda de prensa el gobierno municipal reconoció que las medidas contempladas en el Escenario 2 (a la limitación de no circular a más de 70 km/h en las vías antes mencionadas se suma la prohibición de aparcar dentro de la M-30) no habían funcionado puesto que, a pesar de que muchos menos coches aparcaron en la zona SER, se había mantenido casi intacta la densidad del tráfico, por lo que los niveles de contaminación no se habían reducido significativamente.

A continuación