¿Qué le pasa al PP cuando se niega a los debates?

La reticencia de Rajoy a los debates no es nueva. En 2004, rechazó debatir con Zapatero y cuatro años después tuvo que enmendar su error.

Libertad Digital

A menos de un mes de las elecciones, este martes trascendió que sería Soraya Sáenz de Santamaría, y no Mariano Rajoy, quien representara a su partido en el debate a cuatro previsto para el lunes 7 de diciembre con PP, PSOE y los partidos emergentes, Ciudadanos y Podemos. El presidente del Gobierno sólo se enfrentará a un debate con Pedro Sánchez, el candidato socialista. Y lo hará en un terreno conocido: la Academia de Televisión.

Ese fue el escenario del primer cara a cara de Rajoy y su anterior rival en el PSOE: José Luis Rodríguez Zapatero. Se celebró en 2008 y no en 2004. La razón, la negativa entonces de Rajoy y su entorno a un cara a cara con Zapatero tras muchos años de ausencia de debates en la televisión pública. En su día, los populares argumentaron su rechazo en que el candidato socialista pretendía gobernar formando "un conglomerado de partidos" para echar al PP del poder. Decían que lo correcto sería, en todo caso, debatir con más candidatos.

Gabriel Elorriaga, al frente de la campaña en 2004, defendió que "habría que debatir con conglomerados" en caso de que se celebrara un cara a cara. El propio Rajoy afirmó que sólo aceptaría el debate si acudían también Llamazares y Carod, en alusión a los ex líderes de IU y ERC. Su adversario, alegaba, no era Zapatero sino "la coalición de todos los demás". Y defendía que su estrategia de campaña la marcaba él mismo: "Yo tengo el estilo que tengo. No sé si soy bueno, malo o regular, pero soy como soy y no voy a cambiar".

Semanas después, Rajoy fue derrotado en las elecciones generales por el PSOE por muchas más circunstancias que la ausencia de debates, pero el partido, en cualquier caso, decidió rectificar en los siguientes comicios. En 2008, llegó el primer debate entre dos candidatos a la Moncloa en años. Fue moderado por Manuel Campo Vidal.

La polémica en Andalucía

Otra cita electoral importante, las elecciones en Andalucía en 2012, también tuvieron una importante polémica en torno al debate de los candidatos. El entonces candidato popular, Javier Arenas, se negó a debatir en Canal Sur con Griñán y Diego Valderas, alegando la parcialidad de la cadena pública andaluza. Antes, ya había rechazado debatir sólo con Griñán y dejar fuera a IU.

También en esa ocasión las cosas no le fueron bien al PP: Arenas ganó, pero no con la mayoría suficiente para formar gobierno en una de las victorias más amargas de los populares.

A continuación