Así será la reválida de Primaria que acaba de aprobar el Gobierno

Será obligatoria para todos los alumnos de 12 años, aunque su nota no cuenta, por lo que "no condicionará el paso a la Educación Secundaria".

O. Moya

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el Real Decreto que regula la evaluación externa y estandarizada que se va a realizar este curso a los alumnos de 6º de Primaria de toda España.

Este examen –a diferencia del que se realizará en 4º de la ESO y Bachillerato– no cuenta para la nota por lo que "no condicionará el paso del alumno a la Educación Secundaria", recuerda el Ministerio de Educación en una nota de prensa. "La evaluación en esta etapa pretende comprobar el grado de adquisición por los alumnos de la competencia en comunicación lingüística", en Matemáticas, en Ciencia y Tecnología, "así como el logro de los objetivos de la etapa fijados en la ley". En las comunidades autónomas con lengua cooficial los alumnostambién tendrán que examinarse de ella.

El hecho de que su nota no cuente no significa que los estudiantes de 12 años estén exentos de realizarla. "Las evaluaciones serán individualizadas y censales; es decir, comprenderán a todos los alumnos de todos los centros docentes del Sistema Educativo Español", subraya la nota del departamento de Íñigo Méndez de Vigo. El objetivo de esta prueba – ha reiterado siempre el ministerio- es detectar a tiempo los problemas que pudieran presentarse, orientar o informar, también a las familias.

Estas pruebas serán externas, por lo que su aplicación y corrección correrá a cargo de profesores ajenos a los respectivos colegios a los que pertenezcan los alumnos.

Más de un millón de euros

Este examen tendrá un coste de más de un millón de euros, en concreto, el Ministerio de Educación incluye una partida para 2016 de 1.451.930 euros. Se estima que la realizarán 481.375 alumnos en casi 14.000 centros. El equipo entonces encabezado por José Ignacio Wert señaló que los costes de esta prueba se deben fundamentalmente al profesorado que deberá supervisar las evaluaciones, corregirlas y realizar los informes pertinentes, a pesar de que los días de examen se incorporarán al calendario escolar para que no cuenten como jornadas extraordinarias que haya que remunerar adicionalmente.

Este examen -junto a las evaluaciones de ESO y Bachillerato- forma parte fundamental de la Lomce. Wert sostuvo que con estas pruebas "no sólo se evalúa a los alumnos sino también a los docentes y centros".

Estos exámenes se realizan desde hace tiempo en otros países de la OCDE, como Finlandia, Noruega, Reino Unido o EEUU. En este punto insiste también Méndez de Vigo. Así, "España se suma a la tendencia internacional que es mayoritaria en los países de la OCDE", que coinciden, por otro lado, con los que obtienen mejores resultados en las pruebas PISA. "Las evaluaciones externas configuran un sistema de señalización claro de los objetivos comunes que han de cumplirse al final de cada etapa educativa y, en consecuencia, garantizan la igualdad en el derecho a la educación de todos los ciudadanos", considera el ministerio.

A continuación