La pestilencia se extiende a la periferia de Barcelona

El Ayuntamiento reconoce que no saben de dónde viene el mal olor, que alarmó este miércoles a los vecinos.

LD/Agencias

El olor nauseabundo que este miércoles causó alarma en varias zonas de Barcelona y que en principio se atribuyó al abono esparcido en campos del Parc Agrari del Baix Llobregat se ha vuelto a repetir este jueves en algunas zonas altas de Barcelona y en los municipios de Esplugues y Hospitalet de Llobregat.

Fuentes de Protección Civil han confirmado a Efe que han recibido cuatro llamadas por hedor desde Esplugues y Hospitalet de Llobregat, mientras que otros vecinos de la zona alta de Barcelona han denunciado a algunas emisoras de radio que el mal olor se había vuelto a percibir hoy.

Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona consultadas por Efe han vuelto a descartar que el origen de la pestilencia tenga su origen en la capital catalana, una vez han revisado todas las cloacas y las actividades llevadas a cabo en el puerto y en el Consorcio de la Zona Franca.
"El origen está fuera de Barcelona", ha concluido una portavoz municipal.

Los técnicos de la Generalidad desplazados al Parc Agrari del Bajo Llobregat han descartado que el mal olor tenga su origen en un vertido de abonos orgánicos en esta zona agrícola, como se pensó inicialmente.

El Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural de la Generalidad ha detallado, en un comunicado, que varios expertos han visitado este jueves a los campos situados en el Parc Agrari del Bajo Llobregat, donde se han esparcido fertilizantes orgánicos recientemente.

Tras analizar la zona, los técnicos han concluido que se han aplicado estos fertilizantes "de forma correcta" en una superficie aproximada de tres hectáreas.

A continuación